martes, marzo 31, 2015

Juan Anselmo Leguizamón / Los recitales de poesía son un embole












Los recitales de poesía son un embole
#listo # lo dije
una vez los soportan los amigos, ya dos no
cuando vas a presentar un libro y lo andas ladrando
como quien tiene algo que ladrar o ronronear
o que llorar
como una pobre Magdalena que perdió a su Cristo.
Y no, a mis amigos no les gusta la poesía
vienen como quien va a visitar a un pariente zonzo,
primo chalado
con esa media sonrisa comprensiva
de lo pasado de rosca el pobre chango
que hace poesía y que diciendo la lluvia insiste
pues vamos, si no ¿quién lo va a salvar a este muchacho?
Si por lo menos el quía cantara tangos o zambas
habría una mejor excusa para darle al trago
mirar las minas...
sería menos mundial todo este tedio
y hermoso el trance inútil de Pier Paolo
-Sí, será lindo para vos, mamífero prosódico
echado a los pies de la ciudad verbal y caliente.
-Y bueno che, en un punto está bien que hagan poesía,
por lo menos no se andan drogando y/o embarazando
-dice la tía.

(inédito)

Juan Anselmo Leguizamón (Santiago del Estero, Argentina, 1971)

3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Visto el poder de la declamación, propongo escuadrones de poetas para disolver manifestaciones, en vez de policías.

    ResponderEliminar
  2. ...además la lira y los trovadores están en desuso hace tiempo. El espacio natural de la poesía es la página.

    ResponderEliminar