jueves, enero 01, 2015

Umberto Saba / Nieve





















Nieve que te arremolinas en lo alto y envuelves
las cosas en un callado manto,
una criatura de llanto
veo sonreír por ti; relámpago
de gozo que el triste rostro
ilumina y ante mis ojos como un tesoro descubres.

Nieve que cae desde lo alto y nos cubres,
cúbrenos aún, hasta el infinito. Blanquea
la ciudad, con casas y con iglesias,
el puerto con las naves; las extensiones
de prados, los mares congela; de la tierra haz
-augusta tú y púdica- un astro apagado,
una gran paz de muerte. Y que ella
se mantenga un tiempo ilimitado,
un largo girar de las edades.
                                                  El despertar,
piensa en el despertar, nosotros dos solos, en
tanta desolación.
                             En el cielo
los ángeles con las trompetas, en el corazón agudas
lacerantes nostalgias, avivas
vagos recuerdos y llorar de amor.

Umberto Saba (Trieste, 1883-Gorizia, 1957), "Parole", 1933-1934, Il canzoniere, Einaudi, Turín, 2004
Versión de Jorge Aulicino


Neve

Neve che turbini in alto ed avvolgi
le cose di un tacito manto,
una creatura di pianto
vedo per te sorridere; un baleno
d'allegrezza che il mesto viso illumini,
e agli occhi miei come un tesoro scopri.

Nevi che cadi dall'alto e noi copri,
coprici ancora, all infinito. Imbianca
la città con le case e con le chiese,
il porto con le navi; le distese
dei prati, i mari agghiaccia; della terra
fa' -tu augusta e pudica- un astro spento,
una gran pace di morte. E che tale
essa rimanga un tempo interminato,
un lungo volgere d'evi.
                                        Il risveglio,
pensa il risveglio, noi due soli, in tanto
squallore.
                 In cielo
gli angeli con le trombe, in cuore acute
dilaceranti nostalgie, ridesti
vaghi ricordi, e piangere d'amore.



1 comentario:

  1. Excelente inicio del primer dia del año, leyendo este poema. Gracias, Jorge Aulicino, es un placer seguir tu blog.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar