lunes, enero 26, 2015

Osip Mandelstam / El crepúsculo de la libertad










Glorifiquemos, hermanos, el crepúsculo de la libertad,
El gran año sombrío.
En las hirvientes aguas nocturnas
Está inclinado el triste bosque de las redes.
En sordos años te alzas
Oh sol, juez, pueblo.

Alabemos el tiempo fatal
Que en lágrimas el guía del pueblo toma.
Glorifiquemos el lóbrego tiempo del poder
Su insoportable yugo.
Quien tiene corazón, debe oír, entonces, tiempo
Cómo tu barco al fondo se dirige.

Nosotros en las legiones guerreras
Atamos a las golondrinas, y he ahí,
No se ve el sol, todo elemento natural
Gorjea, se mueve, vive.
A través de la red -el espeso crepúsculo-
No se ve el sol, y la tierra nada.

Pues bien: probemos una enorme, torpe,
Rechinante vuelta de timón.
La tierra flota. Ánimo hombres.
Como arado, se partirá el océano
Y en el leteoso* hedor recordaremos
Que diez cielos nos costó la tierra.
                                                                       1918

Osip Mandelstam (Varsovia, 1891-Vladivostok, Siberia, 1938), La piedra en la historia, Leviatán, Buenos Aires, 2014
Traducción de Víctor Toledo

* Del Leteo (N. del T.)

Notas de edición:

-Leteo es uno de los ríos del Hades en la mitología griega. Beber o bañarse en sus aguas provoca el completo olvido. Dante Alighieri lo ubica en la cima del Purgatorio, en el paraíso terrenal abandonado por los hombres. Dante decide que el otro brazo del Leteo es el Eunoe, que permite recuperar en la memoria las obras buenas.

-Existen las transliteraciones "Mandelshtam" y "Mandelstam" para el apellido de Осип Мандельштам. En esta edición de Leviatán el traductor optó por "Mandelshtam". Aquí se ha mantenido la opción "Mandelstam" elegida por otros traductores en versiones publicadas en este blog.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario