jueves, octubre 17, 2013

Marguerite Yourcenar / Aquellos que nos esperan...













Aquellos que nos esperan, están hartos de esperarnos,
y están muertos  sin saber que nosotros iremos
a cerrarles los brazos que ellos no pueden tender,
nos legan un remordimiento a cambio de un recuerdo.

Los ruegos, las flores, el más tierno de los gestos
son los presentes tardíos que no se pueden bendecir;
los vivos y los muertos no nos entendemos;
la muerte, cuando viene, nos reúne sin unirnos.

Nosotros no conocemos la dulzura de sus tumbas
nuestros gritos, lanzados muy tarde, se fatigan, se caen
penetran sin eco la eternidad sorda;

y los muertos desdeñosos, forzados a callarse,
no nos escuchan en el umbral negro del misterio,
llorar por un amor que no existió jamás.

Marguerite Yourcenar (Bruselas, 1903- Northeast Harbor, Maine, 1987), Les Charités d’Alcippe, Gallimard, 1929
Versión de Marina Kohon


Ceux qui nous attendaient...

Ceux qui nous attendaient, se sont lassés d’attendre,
Et sont morts sans savoir que nous allions venir,
Ont refermé leurs bras qu’ils ne peuvent plus tendre,
Nous léguant un remords au lieu d’un souvenir.

Les prières, les fleurs, le geste le plus tendre,
Sont des présents tardifs que rien ne peut bénir ;
Les vivants par les morts ne se font pas entendre ;
La mort, quand vient la mort, nous joint sans nous unir.

Nous ne connaîtrons pas la douceur de leurs tombes.
Nos cris, lancés trop tard, se fatiguent, retombent,
Pénètrent sans écho la sourde éternité ;

Et les morts dédaigneux, ou forcés de se taire,
Ne nous écoutent pas, au seuil noir du mystère,
Pleurer sur un amour qui n’a jamais été.

3 comentarios:

  1. En mi modesta opinión, el último verso del primer cuarteto que comienza por "Nous léguant" estaría mejor traducido por nos legan o legándonos, pues el remordimiento entiendo que queda para los vivos que demasiado tarde nos acordamos de los fallecidos.

    ResponderEliminar
  2. Julio, leí y releí lo que escribiste, también volví a leer mi traducción, y el resto de los sonetos, son siete, que Marguerite Yourcenar le dedica a una muerta. En ellos la idea del remordimiento se repite, si querés leé las anteriores versiones que fueron publicadas en este blog para chequear ésto. Considero que tenés razón, que aunque yo traduje esa frase literalmente, nosotros legamos, que "nos legan" tiene más sentido. Te agradezco mucho que acercaras tu opinión, en breve será corregido por el administrador.

    ResponderEliminar
  3. Cuanto te honra tu comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar