viernes, marzo 02, 2012

Franco Fortini / Volante




 Volante

"Es necesario dedicar
una particular
atención
a la extensión
del cultivo
de la remolacha azucarera",
dice el compañero Nicolai Bulgarin.*
Y dice bien.

¿Donde había gloria había también vileza?
¿Y donde traición, fidelidad?
¿Los del Diecisiete
nos han explicado el mundo
y nos toca ahora explicárselo a ellos?
Regresaban: "¿Cómo la has pasado
estos años, Fadeiev?

Quizá por no responder
han mandado los soldados,
los rosados jóvenes siberianos
a defender la nada.

Y nosotros, estos años,
silabeando nuestra verdad
que ya no bastaba.

En tanto, por unanimidad,
ahorcaban a Rajk,**
entre aclamaciones estrepitosas
desgarraban el seno a su mujer,
por una vida mejor
cambiaban el nombre a su hijo.
Se desmentían en el corazón,
se mentían a coro,
a quien pedía la verdad mostraban
estatuas de bronce, a quien
quería hablar le explicaban
la virtud del silencio,
Y sus cómplices están entre nosotros:
con el dedo levantado a sí mismos
dictan a Marx y a Lenin
indican el camino.
El camino que haremos sin ellos.

Entonces un poco más de atención,
dice muy bien el compañero Bulgarin,
cuidado por dónde pasan,
miren a quiénes pisotean

cremados en los carros estrellados de rojo
sepultados en los parques deshojados de rojo.
No los vuestros sino nuestros compañeros.

1956

Franco Fortini (Florencia, 1917–Milán, 1994), "Poesia e errore", Versi scelti, 1939-1989, Einaudi Editore, Turín, 1990
Versión de J. Aulicino

* Nicolai o Nikolai Bulgarin: promimente dirigente soviético, miembro del Estado Mayor del Ejército Rojo, ministro de Defensa durante el estalinismo, fue asimismo presidente del Consejo de Ministros en la etapa del "deshielo" iniciada por Nikita Krushchov tras la muerte de Stalin.

** László Rajk: ministro de Interior en Hungría durante la posguerra, organizó la policía secreta que persiguió a los partidos no comunistas. En 1949, durante las purgas dentro y fuera del Partido Comunista, fue él mismo juzgado sumariamente y ahorcado.

Foglio volante

"Bisogna dedicare
una particolare
attenzione
all'estensione
della coltivazione
della barbabietola da zucchero"
dice il compagno Nicolài Bulgàrin.
E dice bene.

Dov'era gloria era anche viltà?
E dove tradimento, fedeltà?
Quelli del Diciassette
ci hanno spiegato il mondo
e tocca ora a noi spiegarlo a loro?
Ritornavano: "Come li hai vissuti
questi anni, Fadèev?"

Forse per non rispondere
hanno mandato i soldati
i giovani rosati siberiani
a difendere il nulla.

E noi, questi anni
sillabando la nostra verità
che non bastava mai.

E intanto all'unanimità
impicavanno Rajk,
tra aclamazioni scrocianti
straziavano il seno a sua moglie,
per una vita migliore
mutavano nome a suo figlio.
Si smentivano in cuore
si mentivano in coro
a che chiedeva verità mostravano
statue di bronzo, a chi
voleva parlate spiegavano
la virtú del silenzio.
E i loro complici sono fra noi:
col dito levato a se stessi
dettano Marx e Lenin
indicano la via.
La via che senza di loro faremo.

Dunque un po'più d'attenzione,
dice bene il compagno Bulgàrin,
badate dove passate
state attenti a chi calpestate:

cremati nei carri stellati di rosso
sepolti nei parchi sfogliati di rosso
non i vostri ma i nostri compagni.

1956

Ilustración: Carros de guerra, 1488, Leonardo Da Vinci

No hay comentarios.:

Publicar un comentario