jueves, febrero 23, 2012

Francisco Pino / Tiempo hacia el hombre




Tiempo hacia el hombre 

1. Tiempo-caricia


El dolor
                de una piedra
aún más hondo que un sueño
                quejido de unos siglos
                             bien tocados
                bien dormidos
                  el siempre es su deseo
le tienes en la mano
                                 piensas
                                       crees

2. Tiempo-susurro

Hora
las seis                      alcoba de la tarde
           se desnuda una diosa
             ¿lo sabían las hojas?
                    puntillas de ese cielo
piernas abajo líricas
                                       el eco
de un azul que se quita
         los oídos gozaban
el reloj                         sedas íntimas
                                                 ruidos
          de algunos hilos                     encajes
                            las enaguas
                    sí esas hojas
sabían                    lo sabían

                                            Recuento

Ay susurros en flor frufrús de olimpo
unas piernas lascivas feminizan el tiempo

3. Tiempo-intimidad

Suavísimas miríadas
             de palabras
                     moviéndose
sin deslizar ideas
                    te dijeron su nombre
¿repetirle?
                      imposible
supiste que latían
                      el corazón
                              la casa
los enseres
                        la muerte
                            lo supiste
¿su nombre?           ¿quién lo oyó?

4. Tiempo-cerco

El laberinto ¿qué?
            moríase en estela
mas ¿salidas?                            ninguna
                         vagar vagar el mundo
                         mirar mirar el orbe
                                 el tímpano
                                 el tic tac
insistía la huella
                  un nido
                           una amalgama
tierra tiema ese pulso que caía
                                                    frenético
                                                    frenética

                El hombre estaba hecho
                                      evasivo estridente
                                                    áncora de sí mismo
en él mismo enterrada pero huía
                     gimiendo


Francisco Pino (Valladolid, 1910-2002) Así que, Hiperión, Madrid, 1987
Foto: Francisco Pino, 1988 Uly Martínez / El País, Madrid

2 comentarios:

  1. excelentes los poemas de Francisco Pino.No lo conocía y me alegra haberlos leído.También me alegra haber descubierto por puro azar (the french people said: "le hazard fait bien les choses")este blog. ¿A qué se refiere el título? (aparte de la obviedad, por supuesto pero si hay otra intención a mis escasas luces les gustaría conocerla).Tal vez tenga algún interés darse una vuelta por el mío http://carloscullere-lucerel.blogspot.com Faustos fastos. Van saludos muy cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Sobre el significado del nombre de este blog, no puedo decirte mucho. Fue impuesto mediante una bula papal y es ajeno a mi voluntad.

      Eliminar