domingo, febrero 05, 2012

Guido Cavalcanti / Viste, según creo...




XXXVII *

Viste, según creo, todo valor
y dicha y bien que hombre siente,
puesto delante del señor valiente
que señorea el mundo del honor,

pues vive donde muere mal color **
y ha razón en el alcázar de la mente;
tan suave llega al sueño de la gente
que el corazón se lleva sin dolor.

De ti el corazón se llevó, viendo
que a tu dama la muerte requería:
la nutría del corazón, de ello temiendo.

Cuando llegó y se marchó doliendo,
fue el dulce sueño que entonces se cumplía,
pues su contrario lo venía venciendo.


Guido Cavalcanti (Florencia,1250-1300), Rime, Biblioteca Universale Rizzoli, Milán, 1978
Versión de Jorge Aulicino


* Escrito en respuesta al soneto de Dante Alighieri A ciascun'alma presa, que abajo se reproduce, y traduce con escasa gracia. Dante incluyó esas rimas en el capítulo III de Vita nuova, e intentó explicar el significado del sueño que narra. Dice enseguida que recibió muchas respuestas al enigma y la primera fue la de "aquel que llamo mi primer amigo, quien escribió el soneto que comienza Vedeste, al mio parere, onne valore, y casi fue este el comienzo de nuestra amistad". El soneto alude a Beatriz Portinari, la dama platónica de Alighieri, muerta en plena juventud.

** Noia no puede traducirse de modo que mantenga rima. En el sentido fuerte en que Cavalcanti parece usar la palabra, cabe la elipsis elegida, creo, en tanto dicha traducción debe moverse entre malestar y pena, más que dentro de la primera acepción de tedio: ma tu perché ritorni a tanta noia? (Dante). Sobre este lugar donde noia more se interroga Marcello Ciccutto, curador de la edición Rizzoli a nuestro alcance: "¿La corte del Amor? ¿El intelecto posible destinado a la especulación sobre la verdad y por lo tanto privado de toda turbación?". La noción de intelecto posible, y de las formas diversas del intelecto, fueron parte de la discusión escolástica en el medioevo, comentadas por Alighieri y Cavalcanti de distintos modos. En todo caso, para la tendencia de Cavalcanti al averroísmo, el intelecto posible no pertenece al orden individual, sino que es de orden universal y único, y allí toma Amor la forma sensible (Ver Donna mi prega)

XXXVII

Vedeste, al mio parere, onne valore
e tutto gioco e quanto bene om sente,
se foste in prova del segnor valente
che segnoreggia il mondo de l’onore,

poi vive in parte dove noia more,
e tien ragion nel cassar de la mente;
sì va soave per sonno a la gente,
che ’l cor ne porta senza far dolore.

Di voi lo core ne portò, veggendo
che vostra donna la morte chedea:
nodriala dello cor, di ciò temendo.

Quando v’apparve che se ’n gia dolendo,
fu ’l dolce sonno ch’allor si compiea,
ché ’l su’ contraro lo venìa vincendo.

En respuesta a:

A ciascun'alma presa, e gentil core,
nel cui cospetto ven lo dir presente,
in ciò che mi rescrivan suo parvente
salute in lor segnor, cioè Amore.

Già eran quasi che atterzate l'ore
del tempo che onne stella n'è lucente,
quando m'apparve Amor subitamente
cui essenza membrar mi dà orrore.

Allegro mi sembrava Amor tenendo
meo core in mano, e ne le braccia avea
madonna involta in un drappo dormendo.

Poi la svegliava, e d'esto core ardendo
lei paventosa umilmente pascea:
appresso gir lo ne vedea piangendo.

Dante Alighieri

(A toda alma cautiva y gentil corazón,
a cuya atención llegue el decir presente,
y sobre esto me escriban gentilmente,
salud en nombre de su dueño, Amor.

Casi eran ya tercias las horas
del tiempo en que toda estrella está luciente,
que se me apareció Amor, súbitamente,
y su aspecto recordar me causa horror.

Alegre me parecía Amor, teniendo
mi corazón en la mano, y en sus brazos
dama envuelta en paño, durmiendo.

La despertaba, y del corazón ardiendo
ella espantada comía humildemente:
después, irse lo vi, llorando.)


Ilustración: Paolo e Francesca, 1877, Mosè Bianchi

No hay comentarios.:

Publicar un comentario