domingo, agosto 07, 2011

Daniel Samoilovich / Dos poemas




Molestando a los demonios

Aprovecho el buen tiempo, leo
en la terraza sobre el lago azul.

Los caracteres antiguos
se erizan como demonios

que habiendo dormido una siesta de siglos
al despertar se enojan

con el primero que ven.


Noche de tormenta, insomnio

Lo que estaba unido
o atado se esparció, lo que suelto

yacía la tormenta lo juntó
en un anillo sólido y grisáceo

que gira cerca del suelo.
Así lo que tenemos o creemos que tenemos,

lo que somos o creemos que somos,
el amor lo dispersa

y cosas sueltas, ramitas, recuerdos idiotas,
pedazos de sueños a punto de olvidarse

se ponen a andar en círculo
y su ronda obsesiva no nos deja dormir.


Daniel Samoilovich (Buenos Aires, 1949), de Molestando a los demonios, Pre-textos, Madrid-Valencia, 2009, en XIX Festival de Poesía en Rosario

Foto: Samoilovich por Fredy Heer

1 comentario:

  1. Bunísimos.Muy bellos poemas. Rosanna Nelli (Córdoba) (ya que hay otra que vive en Bruselas)

    ResponderEliminar