jueves, junio 09, 2011

Lucio Madariaga / Dos poemas



Il dolore

El pordiosero de la oficina
en el pulmón
del asma,
comulga con la derrota
y la dona
al mejor postor.

No se trata de volver al origen.
Hablo de puntos de partida.

El único dolor eficiente
es
el constitutivo.


A la sombra del tilo

Viene del monte un aroma a casuarina
y lujuria recién lavada
que me envuelve

Arrojo los dados minerales:
números tallados por la constancia del viento
astillan mi suerte
Ella gotea hacia arriba y cae
desnuda
pero dispuesta

No hay dádivas para este corazón
señor de la mañana;

Altagracia en derredor, no tengo más verdad
que un salvaje palmar
y el éxtasis en puntas de pie,
de saber,
que este amor,
se come
con las manos.


Lucio L. Madariaga (Buenos Aires, 1985)

Foto: Lucio L. Madariaga Facebook

5 comentarios:

  1. Mire usted, poderoso el chiquitín. Mi abrazo, Lucio; Irene

    ResponderEliminar
  2. Todo amor se come con las manos. Bello. Abrazo, jm

    ResponderEliminar
  3. Te agradezco Jorge tu generosidad.
    Fuerte Abrazo,
    Lucio.

    ResponderEliminar
  4. Buenos poemas. En apariencia simples. Pero sin embargo hay un núcleo, abierto y expansivo, muy logrado.

    ResponderEliminar