miércoles, junio 01, 2011

Wallace Stevens / De "Notes Toward a Supreme Fiction", 2



Notas para una ficción suprema

A Henry Church

¿Y por qué siento amor, aparte de ti?
¿Estrecho contra mí el libro más intenso
del hombre más sabio, escondido en mi interior día y noche?
En la luz incierta de la única, certera verdad,
igual en cambios vivos a la luz en la que te encuentro,
en la que nos sentamos a descansar,
durante un momento en el centro de nuestro ser,
la transparencia vívida que tú traes es paz.


Debe ser abstracta

I

Comienza, efebo, por percibir la idea
de esta invención, este mundo inventado
la inconcebible idea del sol.
Debes volver a ser ignorante
y volver a ver el sol con mirada ignorante
y verlo claramente con la idea de ello.
Nunca imagines una mente creativa como fuente
de esta idea ni armes por esa mente
un voluminoso amo encerrado en su fuego.
Qué claro es el sol visto en su idea,
purificado en la más remota claridad de un cielo
que nos ha expulsado a nosotros y a nuestras imágenes…
La muerte de un dios es la muerte de todos.
Deja que el Febo púrpura descanse en una cosecha ocre,
deja que Febo duerma y muera bajo el ocre otoñal,
Febo ha muerto, efebo. Pero Febo fue
el nombre de algo que nunca pudo ser nombrado.
Hubo un proyecto para el sol y es.
Hay un proyecto para el sol. El sol
no debe tener nombre, florecedor de oro, sino ser
en la dificultad de lo que debe ser.


II

Es el hastío celestial de los apartamentos
lo que nos hace regresar a esta primera idea, lo rápido
de esta invención; y sin embargo son tan infectos
los arrebatos de la verdad, tan fatales a
la verdad misma, la primera idea se convierte
en un eremita en las metáforas de un poeta
que viene y va y viene y va todo el día.
¿Acaso puede haber un hastío de la primera idea?
Prodigioso erudito: ¿qué más debe haber?
El hombre monacal es un artista. El filósofo
asigna el lugar del hombre en la música, digamos, hoy.
Pero el sacerdote desea. El filósofo desea.
Y no tener es el principio del deseo.
Y tener lo que no es, es su antiguo ciclo.
Es deseo al final del invierno, cuando
observa cómo el clima natural se vuelve azul
y ve los nomeolvides en su arbusto.
Siendo viril, escucha el himno calendario.
Sabe que lo que tiene es lo que no es
y lo tira como algo de otro tiempo
como la mañana se desprende de la trasnochada luz de luna
y del raído sueño.

Wallace Stevens (Reading, Pennsylvania, 1879 - Hartford, Connecticut, 1955), Notes Towards a Supreme Fiction, 1942
Version de Silvia Camerotto


Notes Towards a Supreme Fiction
To Henry Church//And for what, except for you, do I feel love? /Do I press the extremest book of the wisest man /Close to me, hidden in me day and night? /In the uncertain light of single, certain truth, /Equal in living changingness to the light /In which I meet you, in which we sit at rest, /For a moment in the central of our being, /The vivid transparence that you bring is peace.

It Must Be Abstract
I
/Begin, ephebe, by perceiving the idea /Of this invention, this invented world, /The inconceivable idea of the sun. /You must become an ignorant man again /And see the sun again with an ignorant eye /And see it clearly in the idea of it. /Never suppose an inventing mind as source /Of this idea nor for that mind compose /A voluminous master folded in his fire. /How clean the sun when seen in its idea, /Washed in the remotest cleanliness of a heaven /That has expelled us and our images . . . /The death of one god is the death of all. /Let purple Phoebus lie in umber harvest, /Let Phoebus slumber and die in autumn umber, /Phoebus is dead, ephebe. But Phoebus was /A name for something that never could be named. /There was a project for the sun and is. /There is a project for the sun. The sun /Must bear no name, gold flourisher, but be /In the difficulty of what it is to be.

II
It is the celestial ennui of apartments /That sends us back to the first idea, the quick /Of this invention; and yet so poisonous /Are the ravishments of truth, so fatal to /The truth itself, the first idea becomes /A hermit in a poet’s metaphors, /Who comes and goes and comes and goes all day. /May there be an ennui of the first idea? /What else, prodigious scholar, should there be? /The monastic man is an artist. The philosopher /Appoints man’s place in music, say, today. /But the priest desires. The philosopher desires. /And not to have is the beginning of desire. /To have what is not is its ancient cycle. /It is desire at the end of winter, when /It observes the effortless weather turning blue /And sees the myosotis on its bush. /Being virile, it hears the calendar hymn. /It knows that what it has is what is not /And throws it away like a thing of another time /As the morning throws off stale moonlight and shabby sleep.


Ilustración: Menaka seduce al sabio Vishwamitra, siglo XIX, Raja Ravi Varma

3 comentarios:

  1. ¡Grande, Camerotto, persevere así, hínchese cual rana o sapo! Mi respeto al editor y a Usted, Irene

    ResponderEliminar
  2. "Debes volver a ser ignorante
    y volver a ver el sol con mirada ignorante
    y verlo claramente con la idea de ello."
    Gracias Stevens
    Gracias Silvia Camerotto
    Gracias Jorge!

    Amalia M. Abaria

    ResponderEliminar
  3. "Sabe que lo que tiene es lo que no es
    y lo tira como algo de otro tiempo
    como la mañana se desprende de la trasnochada luz de luna
    y del raído sueño."
    W.Stevens / S. Camerotto

    Genial, gracias.

    ResponderEliminar