sábado, octubre 03, 2009

Dante Alighieri / A Cino


50a. (CXI)

Dante a Cino

Yo estuve del amor acompañado
desde el círculo nueve de mi vida,
y sé cómo espolea y cómo frena
y cómo bajo él se ríe y se gime.

Quien razón o virtud esgrime en su contra,
es como aquel que tañe tempestades
creyendo poder, allá por donde truena,
menguar los combates de los vapores.

Así en el círculo de su palestra
jamás fue autónomo el libre albedrío,
por eso el consejo en vano se ejercita.

Con nueva espuela podrá herir el flanco,
y sea cual sea la belleza que ahora nos guía,
será bueno seguirlo, si el otro se ha agotado.

Dante Alighieri (Florencia, 1265-Rávena, 1321), Rimas completas, traducción de Mariano Pérez Carrasco, Ediciones Winograd, Buenos Aires, 2009


50.a (CXI)

Io sono stato con Amore insieme
de la circulazion del sol mia nona,
e so com' egli affrena e come sprona,
e come sotto lui si ride e geme.

Chi ragione o virtù contra gli sprieme,
fa come que' che 'n la tempesta sona
credendo far colà dove si tona
esser le guerre de´vapori sceme.

Però nel cerchio de la sua palestra
liber arbitrio già mai fu franco,
sí che consiglio invan vi si balestra.

Ben può con nuovi spro' punger lo fianco,
e qual sia 'l piacer ch' ora n' addestra,
seguitar si convien, se l' altro è stanco.



A Cino Da Pistoia

Yo estuve con Amor cercano
desde mi novena vuelta de sol, *
y sé cómo él domina y espolea,
y cómo bajo él se ríe y pena.

Quien razón o virtud contra él alega,
es como el que en la borrasca canta,
creyendo hacer, allá donde ella truena,
las guerras de las nubes más livianas.

Pero en el círculo de su palestra
el libre albedrío nunca le fue dado,
y en su argumento en vano se atormenta.

Bien puede con nuevas espuelas pungir el flanco,
y sea cual sea el placer en que ahora nos adiestra
seguirlo conviene, si el otro está cansado.

Versión de J. Aulicino

* desde sus nueve años. Era la edad en que vio -decía- por primera vez a Beatrice Portinari.

Ilustración: Henry Holiday, El encuentro de Dante y Beatrice, 1883

2 comentarios:

  1. Hermosa tu versión, Jorge. Poéticamente muy superior a la mía, por cierto: hermosa en la música que lograste y en la elección de palabras.
    Los tercetos se alejan un poco del sentido del original, pero creo que, desde un punto de vista poético, bien lo vale.
    Gracias por la inclusión en este blog.
    Afectuosamente,
    Mariano Pérez Carrasco.

    ResponderEliminar
  2. Mariano: No sé si hermosa, parece más asonante. Trataba de mostrar, como en otras entradas, la posibilidad de versiones que los poemas especialmente permiten. Gracias ppor tu comentario.
    Cordial saludo

    ResponderEliminar