lunes, octubre 26, 2009

Jorge Calvetti / Descreimiento



Yo no he querido a nadie en el mundo

Yo no he querido a nadie en el mundo
ni he cuidado con amor una esperanza.
He derivado mi destino ante el funesto esplendor de las palabras
y soy el testigo de mi desdén por los firmes destellos de la vida.
He recorrido campos,
la puna inhóspita y odiada
con pájaros que viven la libertad
y gentes de alma silenciosa.
He visto allí caballos buscando la sombra mísera del cacto
y perros durmiendo a la sombra de un caballo.
He respirado el aire sucio de las ciudades
y he aborrecido el día que me dio luz para mirar los hombres engañados.
He vivido en las noches borrosos gabinetes
con espejos que muestran el pasado y el dolor de todos los hombres;
en ellos he mirado con obcecación y sin lástima
el latido horrible de mis sienes,
mi dolorosa imagen de hombre sin tiempo para llorar su descreimiento.
Yo no he mirado la cosas con cariño.
Soy el testigo de mi desdén
por los vanos destellos de la vida.
Sólo sé de la muerte que ordena las figuras
que mueven mareas ocultas en el corazón
y me entrega palabras que yo digo en las noches
para borrar el mundo del sueño de los hombres.

Jorge Calvetti (San Salvador de Jujuy, 1916-Buenos Aires, 2002), Los mejores poemas de la poesía argentina, selección y notas de Martini Real, Corregidor, Buenos Aires, 1974

Foto: Calvetti La Nación, Buenos Aires

De Calvetti en este blog:
Bar La Cristina

2 comentarios:

  1. Permiso, me estoy yendo a comprar un libro de Calvetti.
    Gracias. Coneus.

    ResponderEliminar
  2. Qué generación aquella; estaban todos. Gracias, Irene

    ResponderEliminar