jueves, diciembre 01, 2016

La lira argentina, ¿cómo suena?, 39


Damián Mereles

¿Cómo está la lírica hoy? Creo que estamos ante un cambio en el modo de comunicarnos y eso trae aparejados cambios en los modos de producción artística. Particularmente la poesía, en vastos sectores, se ha convertido en el anecdotario de círculos pequeños de amigos de clase media que acceden al campo literario y a este tipo de expresiones. La poesía sigue siendo para pocos. Pero por fortuna el fenómeno de las redes sociales, a la vez que habilitó la expresión estúpida masificada, como dice Umberto Eco en algo que hasta podemos criticar de políticamente incorrecto, pero tiene mucho de certeza, también permitió abolir las barreras materiales. Para compartir poesía solo basta con tener acceso Internet y algún dispositivo que no se tilde demasiado.
Que no se lee, eso es una mentira, hoy se lee mucho más que antes. Y se escribe mucho también, aunque muchos críticos ven como malos ojos y hasta tildan de prostitución que cualquiera pueda escribir sobre cualquier cosa. Lo bueno es que la poesía no tiene que servir para nada, ni para cambiar el mundo ni para hacer la revolución. La muerte de Twitter es algo a tener en cuenta. Es mentira que a ese abstracto al que llaman “la gente” no le gusta leer mucho. El crecimiento de Facebook es su otra cara de moneda, las publicaciones de tres o cuatro párrafos funcionan: así que no todo está perdido.

Damián Mereles. Estudiante de la Licenciatura en Periodismo y Comunicación Social en la Universidad de La Plata. Vive en el Barrio San Rudecindo, en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires. Sin obra publicada, actualmente terminando su primer novela policial romántica, Remberto.





2 comentarios: