jueves, diciembre 01, 2016

La lira argentina, ¿cómo suena?, 40


Patricia Coto

Un fenómeno es el taller de poesía.  Existe el peligro de que todos escriban como el coordinador; pero, si sobrellevan la influencia, es un diálogo con los textos, auxilio en el batallar por la palabra y  espejo  para  la autocrítica. Los poetas se enamoran de sus escritos y pierden objetividad. En un taller, cada uno lee para sí y para los demás y su texto, pura subjetividad, se objetiva y se convierte en una página legible. Ese proceso es la puerta  a recreaciones. Para un poeta, nada es mejor que la atención de quienes caminan a su lado, de quienes atraviesan crisis al escribir y re-escribir.

Patricia Coto (La Plata , provincia de Buenos Aires, 1954). Profesora de Enseñanza Normal, Especial y Superior en Letras (1976), Licenciada en Letras (1983) y Doctora en Letras (2010) por la Universidad Nacional de La Plata. Entre otras distinciones, obtuvo el Premio Nacional otorgado por el Fondo Nacional de las Artes en la categoría Ensayo, en 1986, por De narradores populares y cuentos folklóricos argentinos (Ediciones Filofalsía, 1988); en el mismo género se edita en 2013 ¿Qué dicen los migrantes cuando cuentan? (Editorial de la UNLP). Publicó los los libros de poesía Libro del vigía (1978), Libro de la memoria (1982), Libro del espejo ardiente (1985), Libro de la frontera (1992), Libro de navegación (2003), Libro del humo (2014).




1 comentario:

  1. Rosa Graciela Carretto04 diciembre, 2016 12:38

    Tan cierto lo que se expresa pero a veces muchas hay amor y otras incertidumbres como si uno no pudiera reconocerse en el texto. Como si el propio corazon traicionara no reconociera la produccion pero la libertad del coordinador ( Patricia) siempre es buena para lograrlo

    ResponderEliminar