lunes, mayo 23, 2016

Ouyang Jianghe / Entre el inglés y el chino











Habito el interior melancólico de un ideograma,
entre pictogramas que se observan mutuamente.
Aislados pero unidos, mueven sin parar sus miembros,
a un ritmo monótono como una ráfaga de disparos.
Gritos, y de golpe los ideogramas eran simples.
Habían perdido brazos, piernas y ojos,
pero la lengua seguía andando, extendiéndose, mirando.
Un hambre fue engendrada por semejante misterio,
y quedaron además días apetitosos
para compartir y seleccionar con los de mi tribu.
En la pronunciación del habla local,
en el dialecto unido como un cristal,
en la fusión entre lengua moderna y antigua
mi boca era una ruina circular,
mis dientes se hundían en el vacío
sin encontrar el hueso.
Semejante paisaje, semejante carne:
la lengua era una banquete bajo el cielo.
Terminé de comer mis días, devoré a los antiguos,

y luego, un atardecer, fui a dar una vuelta por el rincón del inglés,
y vi a un grupo de chinos alrededor de un anciano
y adiviné que estaban buscando mudarse a otra lengua.
Pero el inglés no tenía territorio propio dentro del chino.
No era más que una asignatura, una forma de hablar, un programa de TV,
un departamento de la universidad, exámenes y papeles.
Sentí en el papel la semejanza entre un chino y un lápiz.
Vagas descripciones, vida consumida como una goma.
Después de mucha tinta, anteojos, máquinas de escribir,
después de tanto plomo, el inglés
terminó por acurrucarse cómodamente
en un rincón de mi propia tierra.
Habituándonos a las abreviaturas y a las órdenes diplomáticas,
a la comida occidental, al tenedor y al cuchillo, a las aspirinas.
Esos cambios no concernían a la nariz ni a la piel.
Igual que la diaria cepillada de los dientes,
el inglés, al andar en la boca, fue emblanqueciendo al chino.
(Antes comía libros y cadáveres, debía cepillarme

cada mañana). Esto tenía que ver con el agua,
tenía que ver con la higiene y las comparaciones.
Surgió un gusto nuevo, un placer en el decir,
y un sinfín de diferencias en las palabras de todos los días.
También tenía que ver con la mano: al entrar en el inglés,
el dedo del medio y el índice se separaron para formar
una letra, una victoria, una experiencia Nazi de sí mismo.
Un cigarrillo cae al suelo, arde hasta la mitad y se apaga,
como un tramo de historia. La historia es una guerra
entre dos tartamudos, y hacia adelante está el Tercer Reich, está Hitler.
Yo no sé si este demente asesinó al inglés,
si asesinó a Shakespeare y a Yeats.
Sin embargo, sé que existe el inglés del Oxford Dictionary, el inglés de la nobleza,
y el inglés armado hasta los dientes de Churchill y Roosevelt.
Sus metáforas, su materia, su estética asolada,
estallaron en Hiroshima y Nagasaki.
Vi un montón de ideogramas chinos convertirse en cadáveres en japonés-
pero por fuera de la lengua, China, Inglaterra y América eran aliadas.
Leyendo esta parte de la historia, sentí un enorme escepticismo.
No sé quién es más ridículo: yo o la historia.

Cien años después, ¿entre el chino y en inglés, al fin y al cabo, qué sucedió?
¿Por qué tantos chinos se han mudado al inglés,
esforzándose por devenir mestizos de piel amarilla,
divorciados de su lengua como de una esposa,
mirándola como un jardín en un espejo roto? ¿Qué pasó realmente?
Habito, solitario, en la morada oscura de mi lengua,
dialogando con un montón de hombres de papel, pensando en el inglés,
mirando a cada vez más chinos sumergirse en su interior,
hombres pictográficos convertidos en hombres fonéticos.

[1989]

Ouyang Jianghe  (Luzhou, China, 1956), en Como una mosca de largas zancas
Traducción de Miguel Ángel Petrecca




汉英之间

我居住在汉字的块垒里,
这些和那些形象的顾盼之间。
们孤立而贯穿,肢体摇晃不定,
节奏单一如连续的枪。
一片响声之后,汉字变得简单。
掉下了一些胳膊,腿,眼睛,
语言依然在行走,伸出,以及看见。
样一种神秘养育了饥饿。
并且,省下很多好吃的日子,
让我和同一种族的人分食、挑剔。
在本地口音中,在团结如一个晶体的方言
在古代和现代汉语的混为一谈中,
我的嘴唇像是圆形废墟,
齿陷入空旷
没碰到一根骨头。
如此风景,如此肉,汉语盛宴天下。
我吃完我那份日子,又吃古人的,直到


一天傍晚,我去英语之角散步,看见
一群中国人围住一个美国佬,我猜他们
想迁居到英语里面。但英语在中国没有领地。
它只是一门课,一种会话方式,电视节目,
大学的一个系,考试和纸。
纸上我感到中国人和铅笔的酷似。
轻描淡写,磨损橡皮的一生。
经历了太多的墨水,眼镜,打字机
以及铅的沉重之后,
语已经轻松自如,卷起在中国的一角。
它使我们习惯了缩写和外交辞令,
还有西餐,刀叉,阿斯匹林。
这样的变化不涉及鼻子
和皮肤。像每天早晨的牙刷
语在牙齿上走着,使汉语变白。
从前吃书吃死人,因此

  
我天天刷牙。这关系到水、卫生和比较。
由此产生了口感,滋味说,
以及日常用语的种种差异。
还关系到一只手:它伸进英语,
中指和食指分开,模
一个字母,一次胜利,一种
对自我的纳粹式体验。
一支烟落地,只燃到一半就熄灭了,
像一段历史。历史就是苦于口吃的
战争,再往前是第三帝国,是希特勒。
我不知道这个狂人是否枪杀过英语,枪杀过
莎士比亚和济慈。
但我知道,有牛津辞典里的、贵族的英语,
也有武装到牙齿的、丘吉尔或罗斯福的英语。
它的隐喻、它的物质、它的破坏的美学,
在广岛和长崎爆炸。
我看见一堆堆汉字在日语中变成尸首——
但在语言之外,中国和英美结盟。
读过这段历史,感到极为可疑。
我不知道历史和我谁更荒谬。

一百多年了,汉英之间,究竟发生了什么?
为什么如此多的中国人移居英语,
努力成为黄种白人,而把汉语
看作离婚的前妻,看作破镜里的家园?究竟
发生了什么?我独自一人在汉语中幽居,
与众多纸人对话,空想着英语,
并看更多的中国人跻身其间,
从一个象形的人变成一个拼音的人。


- See more at: http://comounamoscadelargaszancas.blogspot.com.ar



No hay comentarios.:

Publicar un comentario