domingo, enero 03, 2016

Robert Lowell / Los santos inocentes









Escucha, las campanillas del heno tintinean mientras la carreta
se balancea sobre las llantas de goma por el alquitrán
y el hielo rociado con ceniza bajo el molino de cáñamo
y el canal de los sábalos. Los bueyes se babean y se asustan
estúpidamente ante los guardabarros de un automóvil,
y se mueven pesados y macizos por la colina de San Pedro.
Estos son los no contaminados por mujer, su dolor
no es el dolor de este mundo:
el Rey Herodes gritando venganza junto a las retorcidas
rodillas de Jesús agarrotadas en el aire,

un rey de idiotas mudos y de infantes. El mundo
es aún más Herodes que Herodes; y el año
mil novecientos cuarenta y cinco de gracia
fatigosamente sube con pérdidas la colina de escorias
de nuestra purificación; y los bueyes se acercan
a los gastados cimientos de su refugio,
el santo pesebre donde su lecho es maíz
y desgarbados acebos para Navidad. ¿Si ellos mueren
como Jesús, en el yugo, quién los llorará?
¡Cordero de los pastores, Niño, qué inmóvil yaces!

Robert Lowell (Boston, Estados Unidos, 1917-Nueva York, Estados Unidos, 1977), Stevens, Williams, Lowell, Poemas, versiones y notas por Alberto Girri, Corregidor, Buenos Aires, 1982 (La edición no es bilingüe)



Notas del traductor

The Holy Inoncents: "Herodes, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme el tiempo que había inquirido a los magos" (San Matero, 2, 16).
V. 7 These are undefiled by woman: "Estos son los que no se contaminaron con mujer, pues son vírgenes" (Apocalipsis de San Juan, 14, 4).
V. 12 world out-Herods Herod: En el Acto III, escena segunda, de Hamlet, leemos it out-herods Herod.



The Holy Innocents

Listen, the hay—bells tinkle as the cart 
Wavers on rubber tires along the tar 
And cindered ice below the burlap mill 
And ale—wife run. The oxen drool and start 
In wonder at the fenders of a car, 
And blunder hugely up St. Peter’s hill. 
These are the undefiled by woman–their 
Sorrow is not the sorrow of this world: 
King Herod shrieking vengeance at the curled 
Up knees of Jesus choking in the air,

A king of speechless clods and infants. Still 
The world out—Herods Herod; and the year, 
The nineteen—hundred forty—fifth of grace, 
Lumbers with losses up the clinkered hill 
Of our purgation; and the oxen near 
The worn foundations of their resting—place, 
The holy manger where their bed is corn 
And holly torn for Christmas. If they die, 
As Jesus, in the harness, who will mourn? 
Lamb of the shepherds, Child, how still you lie.


en American Poetry of the Twentieth Century, edited by Richard Gray, Cambridge University Press, 1976





No hay comentarios.:

Publicar un comentario