domingo, enero 31, 2016

Gabrielle D’Annunzio / Stabat nuda aestas










Primero entreví su pie ligero correr
sobre la hojarasca de los pinos
donde cortaba el aire con grande
temblor una blanca flama fugaz.
Callaron las cigarras. Y más roncos
se hicieron los arroyos. Copiosa
la resina brotaba más intensa.
Advertí la culebra y su rumor.

En el bosque de olivos la encontré.
Entre sombras cerúleas de las ramas,
en su espalda caía el pelo leonado
y en el argénteo paladio transvolar
sin sonido. Más lejos en el rastrojo
la alondra saltó del surco raso,
y llamó su nombre desde el cielo.
También por su nombre la llamé.

Entre los laureles la vi voltearse.
Como mies de bronce entre los juncos
penetró, que se cerraron estrepitosos.
Más lejos, hacia el lido, entre el juncal
marino pisó su pie en falso.
Tendida cae entre la arena y el agua.
El poniente espumó en sus cabellos.
Apareció inmensa, inmensa y desnuda

Gabrielle D’Annunzio (Pescara, Italia, 1863-Gardone, Italia, 1938), Alcyone (1902), Arnoldo Mondadori Editore, Milán, 1984
Versión de Angel Faretta

El título está tomado de un hemistiquio de Ovidio en las Metamorfosis, II. 28: “stabat nuda Aestas/ et spicea serta gerebat”: “Estaba desnudo el verano y coronas de espigas llevaba”.
Dejo en “lido” y no “playa” u “orilla” porque se ha hecho un término ya universal, siquiera por el turismo que hizo famoso al lido de Venecia. [N. del T.]



Stabat nuda aestas

Primamente intravidi il suo piè stretto
scorrere su er gli aghi arsi dei pini
ove estuava l'aere con grande
tremito, quasi bianca vampa effusa.
Le cicale si tacquero. Più rochi
si fecero i ruscelli. Copiosa
la resina gemette giù pe'fusti.
Riconobbi il colùbro dal sentore.

Nel bosco degli ulivi la raggiunsi.
Scorsi l'ombre cerulee dei rami
su la schiena falcata, e i capei fulvi
nell'argento pallàdio trasvolare
senza suono. Più lunghi nella stoppia,
l'allodola balzò dal solco raso,
la chiamò, la chiamò per nome in cielo
Allora anch'io per nome la chiamai.

Tra i leandri la vidi che si volse.
Come in bronzea mèsse nel falasco
entrò, che richiudeasi strepitoso.
Più lungi, verso il lido, tra la paglia
marina il piede le si tolse in fallo.
Distesa cadde tra le sabbie e l'acque.
Il ponente schiumò nei sui capegli.
Immensa apparve, immensa nudità.




6 comentarios:

  1. Hojarasca de los pinos? los pinos no tienen hojas

    ResponderEliminar
  2. Obvio que los pinos no tienen "hojas", pero traducir "pinocha" hubiera sido el acabóse. Y "agujas" un sadismo verbal. Por eso le decimos "versión". Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, no es tanto un tema de ver (por obvio) sino de oir. La hojarascas tienen sonidos que no tienen las agujas. Es otro el escenario. Pero mil disculpas si me pongo plomo ...Por otra parte no sé por qué el comentario apareció por KRIVODOL PRESS - mi nombre es Carmen Verlichak - mis saludos también

    ResponderEliminar
  4. Carmen, no sé qué es Krivodol Press. No es molesto este segundo comentario, al menos para mí. Yo no veo sádico decir agujas, en italiano y en castellano, a las "hojas" de los pinos. Ese es el nombre en ambos idiomas y D'Annunzio lo usa así. Pero es cierto lo que dice Faretta, es una versión. Con la que podemos estar de cuerdo en parte o en todo o en nada. Gracias por su comentario

    ResponderEliminar
  5. Para nada Carmen, su comentario es muy bienvenido. Otro detalle, busqué mantener los endecasílabos originales del poema, de allí también algunas de mis elecciones en esta versión.

    ResponderEliminar
  6. Krivodol Press es el nombre de mi editorial. Como dije, no sé por qué se cuela aquí. Quise dar mi nombre ya que daba una opinión. Excelente es este blog. ahora estoy buscando a Eliot porque temprano hablé de él, y donde estoy en estos días no tengo mis libros favoritos.

    ResponderEliminar