miércoles, enero 20, 2016

André Schmitz / Dos poemas











El viento

El viento está de paso
(como un desconocido que surge
de una brecha en el horizonte).

Lo invitamos a la mesa.
Su lengua de fuego fascina a los niños
su frac perturba los vestidos.

Se ve el vino agitarse en sus venas.
Se siente una nueva locura
circular en las sangres.
Se habla en toda suerte de lenguas.
No se comprende nada
pero tal vez todo va a saberse.


Identidad

Afirmo por mi honor
que nada tengo que ver
conmigo mismo.

No soy propietario
del cuerpo donde resido.

Estos ojos enfocados día y noche
hacia extraños pájaros
y fascinados por la belleza del mundo
no son las ventanas de mi casa.

Allá donde estoy, lo que soy
no es mi patria.

Soy el hijo de un niño que no
ha nacido aún,
el esposo salvaje de una mujer que atravieso
y no me pertenece.

Una muchacha en alguna parte intenta aún
ser mi madre.

André Schmitz (Erneuville, Bélgica, 1929), Jardines de Bélgica. Poetas belgas en lengua francesa, Universidad Nacional Autónoma de México, México D. F., 2007
Traducción de Stefaan van den Bremt y Marco Antonio Campos
Envío de Jonio González


Foto: André Schmitz © Pieter Vandermeer / Tineke de Lange



1 comentario:

  1. El verso "su frac perturba los vestidos," me recordó el vuelo blanco de Marilyn Monroe. ¿Y a ti?

    ResponderEliminar