viernes, agosto 21, 2009

Nicanor Parra / De "Poemas y antipoemas"


Solo de piano

Ya que la vida del hombre no es sino una acción a distancia,
Un poco de espuma que brilla en el interior de un vaso;
Ya que los árboles no son sino muebles que se agitan:
No son sino sillas y mesas en movimiento perpetuo;
Ya que nosotros mismos no somos más que seres
(Como el dios mismo no es otra cosa que dios)
Ya que no hablamos para ser escuchados
Sino para que los demás hablen
Y el eco es anterior a las voces que lo producen;
Ya que ni siquiera tenemos el consuelo de un caos
En el jardín que bosteza y que se llena de aire,
Un rompecabezas que es preciso resolver antes de morir
Para poder resucitar después tranquilamente
Cuando se ha usado en exceso a la mujer;
Ya que también existe un cielo en el infierno,
Dejad que yo también haga algunas cosas.

Yo quiero hacer un ruido con los pies
Y quiero que mi alma encuentre su cuerpo.

Nicanor Parra (San Fabián de Alico, 1914), "Poemas y antipoemas", Obra gruesa, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1969

Foto: Parra Viviana Peláez/Universidad de Chile

2 comentarios:

  1. Yo quiero hacer un ruido con los pies
    Y quiero que mi alma encuentre su cuerpo.

    Estos dos versos contestan su comentario en mi blog, respecto de la lectura de las Cartas de Rilke. Si eso implica escribir y/o dejar de escribir, mientras logre eso, puede hacer lo que quiera: escribir o dejar de hacerlo. Supongo, Irene

    ResponderEliminar
  2. Imprescindible, Parra. Uno de los grandes renovadores de la poesía latinoamericana. Tenía que estar. Y en este poema escapa a cierta literalidad a la que es proclive su estética. Gracias por publicarlo, Jorge.

    ResponderEliminar