lunes, agosto 10, 2009

Alberto Girri / Gato muerto


Gato gris muerto

Brujos enseñaron que los gatos
pueden alojar almas humanas.

Figura empapada del asfalto o vuelto hacia las nubes,
eres el muerto más perfecto que yo he visto.
Pero cómo descubrir en la vigilia que te llega,
ya indiferente a cualquier invocación,
tu realidad verdadera de hijo del demonio,
de locatario esbelto de almas,
que estableció para tu antepasado africano
la voluntad miedosa de los clanes familiares
y confirmó la impar justicia de la magia.

Pronto vendrán hasta tu cuerpo abandonado
ladrones de velas,
y robarán las tibias, su recatada médula.
Porque es sabido que cuando tales huesos despierten
despertarán las almas en ellas internadas,
y en un pueblo lejano y caníbal,
hombres que trabajan y tenían amores,
instantáneamente se convierten en estatuas.

Brujos enseñaron que los gatos
pueden alojar almas humanas,
y arañar, si quieren, el corazón del huésped.

Alberto Girri (Buenos Aires, 1919-1991), recopilado en El libro de los gatos, ediciones Bajo la Luna, Buenos Aires, 2008

Ilustración: Hieronymus Bosch, El jardín de las delicias (detalle), 1502. Museo de El Prado, Madrid

2 comentarios:

  1. Muy buena página! Felicidades!

    Una consulta: En el último verso, después de quieren, no falta una coma?

    Saludos!

    Marcelo

    ResponderEliminar