miércoles, octubre 12, 2022

Rom Freschi / De "El precedente"




Después de cada infierno vive
un cielo estrellado de hace diez mil 
años en su órbita gravitan
los pasadizos de tiempo
el infierno ar de
el infierno vio la
pero en el tiempo pátina
se cría una crisálida
carne crecida al infierno
refresca y humecta a un alien
precedente
no estoy aquí
no me he peinado
no te sonrío ni te digo
gracias o éste es mi nombre
a como da de en un sillón 
de estrella da carne
se despierta desmemoria de 
su viaje
es demasiado viejo y el infier no
no lo toca
-lo encandila o lo abur re- 
lo mira pasar
paciente
bajo un corazón que no resiste
y un estómago 
que vuelca.


*

Mas hay algo
de cuerpo muerto en las cosas
matar entonces 
o vivir entonces
hasta ser cosa 
ro ca ro cosa
de los planetas soles
de los asteroides que quedan
luego de las colisiones
polvo grueso de las estrellas
grosor de lo que no admite 
la ruptura
sigue boyando 
en alejadura
sin palabra para lo que vive
roca ex viva
sin ser viviente
viaja
cuerpo muerto que choca
ilumina, golpea
se ve grandioso en danza
parece que encuentra ligereza
ante la mínima 
grav edad.


*

Soy más que este cuerpo
soy una carroza, un carnaval
es tela 
de cometa
camba la che de objetos y animales bajo
mi responsabilidad limitada
cualquier viraje propone
la posibilidad de una colisión inesperada
conexión que parte y reparte
un mensaje difuso, alterado
intervenido, a la merced
de otros cuerpos
la mayoría sin conciencia
o con una tan inter me di da
como la de aquel supuesto origen 
perdido
que no soy yo ni es mi cuerpo
a lo sumo la suma 
de inscripciones 
es un hojaldre con vida propia
cubrecamas, pared, películas
blob
líquen multicefálico 
de intereses en conflicto
pujan por nacer
toman carrera para ensartar
tela.


*

averia da carne
el cuerpo aloja una conciencia
errática
un salvavidas
salvapantallas
esa energía
ese en canta mi ento
oscuro pasillo de la casa
hoy se ilumina
con otro olor
otros cuerpos que pasan
y el d olor de esa otra 
alma en pena
disminuye
se apaga
o se reinicia
el mecanismo es siempre
huma no
cambia de cuerpo
humane
consolador
respirador
conexión central
directo al corazón
el enchufe
a la vida ajena
veo des de el balcón de mi sensorio
los patrones añejos de las situaciones
siglo de oro que reverbera
autos de fe
minués y figurones
escalas y palcos
para entrampar 
el olho
el hoyo
conocido e hipertransitado
siempre parece que hay demasiado
tráfico
en ese bollo
ese óleo
pintado 
en trampa
antojo
asciende una escalera
la luz dorada del atardecer 
enceguece
cualquier esperanza 
en un crepitar
de olla
de oro
en un abrir y cerrar 
de ojos
el hálito
nos trajo a la luz
y nos apaga
carbonilla vieja
de lo que has ido.

Romina Freschi (Buenos Aires, 1974)

El precedente
,
LP5 Editora,
Fox Island, Estados Unidos, 2022









1 comentario:

Anónimo dijo...

Hiperlugar: entrar y no saber salir. Por don de. Gracias.