martes, octubre 11, 2022

Ariana Daniele / De "Poética de un corazón abierto"



Los corredores del miedo

He vuelto al cuarto oscuro
donde mi corazón fue entregado 
como verbo de la creación
a las manos invisibles de la noche.

En mí se vertieron las caricias de la infancia
con su calor de aliento derramado.
Así eran los cuerpos que me traía la noche.

Ningún ser palpable
y con nombre.


Posteridad

Sólo una mujer sería capaz
de encender la vela que no apague jamás. 
En cada sombra se esconderá otra 
con su pábilo negro.
Lobas de una mordida desigual.

Está escrito en el reverso del sueño
que los ojos pueden volverse córvidos.

¿Quién enseñará a los niños 
la palabra rebelión 
la desobediencia de los santos 
y la deserción de la colmena?


El dulce legado

Hemos venido 
a señalar las mismas cosas de siempre
a irnos cuando se cae el sol 
y todos juegan en la luz.

Hemos venido como raquíticos terrenales
colmados ya de sueños.
Éramos como jóvenes que escriben
con cursiva de testamento. 

Se nos ha ido secando la tinta 
de a poco 
nos hemos ido engañando
hasta llegar a la noche del alma

donde nadie es testigo 
de los pasos que se dan.

Ariana Daniele (Rufino, Argentina, 1990), Poética de un corazón abierto, inédito


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bella tu poesía, Ariana

Anónimo dijo...

Hermosos poemas... hondos, con apariencia simple. Gracias

Mario Daniel dijo...

La infancia, la noche, los sueños y la tinta seca, en la mano de Daniele, nos invitan a descubrir su universo de escritora.