viernes, noviembre 05, 2021

Linda Pastan / Orfeo



Cuando Orfeo se volvió
y miró hacia atrás y supo
que el genio no era suficiente,
me pregunto qué lamentó más:
¿el fracaso de la voluntad,
Eurídice perdida,
o lo que se debería intentar para que ella
permaneciera
como un fragmento de oscuridad?

¿A pesar de ello debió domesticar animales
con sus sonidos,
o parecería un juego de niños ahora?
¿Debió haber tocado su lira
en una clave menor,
las últimas notas cayendo
como hojas oscuras
para flotar hacia Lesbos?

En el ballet de Balanchine
la caída parece ser culpa de Eurídice
que sedujo sin su venda,
como si el artista pudiera ser absuelto,
como si el problema
fuera el cuerpo en sí mismo -
ese instrumento de cuerda ensartado
con el tendón y el hueso
que compone su propia música.

Linda Pastan (Nueva York, Estados Unidos, 1932)
Esperando mi vida y otros poemas
Ediciones Igitur, Valencia, España, 2021
Traducciones de Jonio González y Rosa Lentini











Orpheus

When Orpheus turned
and looked back and knew
that genius wasn’t enough,
I wonder which he regretted most:
the failure of will,
Eurydice lost,
or what it must mean for her
to remain
a fraction of darkness?

Did he still tame animals
with his songs,
or would that seem a child’s game now?
Did he tune his lyre
to a minor key,
the last notes falling
like darkened leaves
to drift toward Lesbos?

In Balanchine’s ballet
the failure seems Eurydice’s fault
who tempted his blindfold off,
as if the artist must be absolved,
as if what matters
is the body itself –
that instrument stringed
with tendon and bone
making its own music.

No hay comentarios.: