jueves, noviembre 21, 2013

Inger Christensen / Dos poemas











Si estoy de pie...

Si estoy de pie
 sola en la nieve
 es lógico
 que yo sea un reloj
  ...
 ¿cómo iba si no la eternidad
 a encontrar su camino?
 
 Lys, 1962
 

 Lo efímero
 
 La piedra en la playa se evapora.
 El lago perece bajo el sol.
 Los esqueletos de los animales
 están ocultos bajo las arenas eternas del desierto.
 Las cosas caminan,
 mueren una en la otra,
 navegan como pensamientos
 en el alma del espacio.
 Caravanas de arena viva.
 
 ¿Es esto una amenaza?
 ¿Dónde está mi corazón?
 Prisionero en la piedra.
 Escondido en un lago.
 Latiendo profundamente
 en un camello jorobado,
 que yace en la arena
 gimiendo y va a morir.
 
 Lys, 1962


Inger Christensen (Vejle, 1935-Copenhague, 2009),  Poesía nórdica, Ediciones de la Torre, Madrid, 1999. Traducción de Francisco Uriz
Envío de Jonio González

1 comentario:

  1. Puede que el sentido de la vida para un danés no sea más que eso: un solitario reloj en medio de la nieve.
    Pero los que no vemos jamás la nieve no le encontramos ningún sentido, ni al poema ni a la vida.

    ResponderEliminar