domingo, noviembre 17, 2013

Mark Strand / Dos poemas















Llegar a esto

Hemos hecho lo que queríamos.
Hemos desechado sueños y preferido nuestra mutua
industria pesada, y hemos dado la bienvenida a la aflicción
y llamado ruina al inaguantable hábito de la ruptura.

Y ahora henos aquí.
La cena está servida y no podemos comer.
La carne se asienta en el blanco lago de su plato.
El vino espera.

Llegar a esto
tiene su recompensa: nada se promete, nada se quita.
No tenemos confianza ni mérito,
ningún lugar al que ir, ninguna razón para quedarnos.



La predicción

Esa noche la luna flotaba sobre el estanque,
convirtiendo el agua en leche, y bajo
las ramas de los árboles, los azules árboles,
una mujer joven caminaba, y por un instante

el futuro la alcanzó:
la lluvia caía sobre la tumba de su esposo, la lluvia caía
sobre el jardín de sus hijos, su propia boca
llena de aire frío, extraños que se movían por su casa,

un hombre en su habitación escribiendo un poema en el que la luna flotaba
una mujer paseaba bajo los árboles, pensaba en la muerte,
pensaba en él pensando en ella, y el viento que se levantaba
y se llevaba la luna y dejaba el papel a oscuras.


Mark Strand (Summerside, Canadá, 1934-Nueva York, 2014), Selected Poems, Alfred A. Knopf, Nueva York, 1990
Versiones de Jonio González



Coming to This

We have done what we wanted. 
We have discarded dreams, preferring the heavy industry   
of each other, and we have welcomed grief 
and called ruin the impossible habit to break. 

And now we are here. 
The dinner is ready and we cannot eat.   
The meat sits in the white lake of its dish.   
The wine waits.

Coming to this 
has its rewards: nothing is promised, nothing is taken away.   
We have no heart or saving grace, 
no place to go, no reason to remain.



The Prediction

That night the moon drifted over the pond,   
turning the water to milk, and under   
the boughs of the trees, the blue trees,   
a young woman walked, and for an instant 

the future came to her: 
rain falling on her husband’s grave, rain falling   
on the lawns of her children, her own mouth 
filling with cold air, strangers moving into her house,

a man in her room writing a poem, the moon drifting into it,   
a woman strolling under its trees, thinking of death, 
thinking of him thinking of her, and the wind rising 
and taking the moon and leaving the paper dark.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario