viernes, agosto 23, 2013

Tiffany Atkinson / La atracción mayor

Ese es el muelle:
           esprit de l’escalier
sostenido por la espuma
y la mierda de estornino. Toda la noche se mece con
la danza. Pisadas furiosas, la yesca de los viejos
tablones maldiciendo, ciego, él ve las luces

de Dublin, así de duro es. La esposa
de otro se amontonó contra él como un flí-
per
y aquella con la que vino

fumando en la balaustrada mientras el mar
tiende discretas sábanas sobre el malecón:

ella tararea new york new york
quisiera—

pensando cómo el barro cerrará
los párpados y tensará sus dedos retorcidos.
Todas las pequeñas bocas chuparán como estrellas muertas.

Es un puente de pies fríos.
Despertáte,
alguien está llorando mientras ella retrocede
hacia la tierra diagramada, en la ciudad que nunca.

Tiffany Atkinson (Berlín, 1972, vive en Cardiff), El hombre cuya mano izquierda pensaba que era un pollo, antología, traducción de Silvia Camerotto e Inés Garland, Gog y Magog, Buenos Aires, 2013



The main attraction

That is the pier: 
esprit de l’escalier
held up with spray
and starling shit. All night it rocks with
dancing. Furius treads the tinder of the old
boards swearing blind he sees the lights

of Dublin, he’s that tight. Someone’s
wife stacked up against him like a pin-
ball machine
and the one he came with

smoking at the railing as the sea
lays tactful napery between the groynes:

she’s humming new york new york
want to —

thinking how the mud would clam
the eyelids shut and tense its wriggly fingers.
All the little mouths would suck like dead stars.

It’s a bridge with cold feet.
Wake up
someone’s bawling as she steps back on
to mapped land, in the city that never.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario