miércoles, agosto 21, 2013

Sandro Barrella / De "Los italianos a la guerra"

El techo de la casa
de Antonio herido de guerra
prisionero provisional
en África
muratore-albañil

el techo se desplomó
voló
por acción de las bombas
inglesas
americanas

cerrada
la oficina del fascio
voló

los civiles en guerra
abuelo Antonio en África
Mussolini
en Saló

(...)


No conoció a Pound
la nona Michelina

no conoció a Pound
de la rabiosa Norteamérica
a radio Roma

no escuchó por las noches su voz
en el receptor
ni vio en los campos de Calvello florecer
sus teorías económicas.

Michelina compró una máquina Singer de coser
en 1941 a Giancarlo Pertti
en diez cuotas pagadas mes a mes

-diecci cuota pagada mesi a mesi-
decía Michelina

en arrabiata lengua arrebatada
en el odio por su marido en guerra
en Abisinia prisionero en Bombay
en Australia

decía Michelina de la usura de Giancarlo Pertti

Pecado contra natura


Sandro Barrella (Buenos Aires, 1967), Los italianos a la guerra, Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2013

1 comentario:

  1. Alicia Silva Rey22 agosto, 2013 09:41

    Poema atemporal éste. Puede leérselo como escrito tanto durante el fascismo como hoy mismo, en la Italia salvajemente capitalista. Qué buen relato para contrastar con los reclamos ideológicamente insolventes de una clase media argentina -y de sus nuenos y novísimos aspirantes- que quiere ver hundida la República en la miasma de los noventas, a causa, por ejemplo, de la asignación universal por hijo. Gran, flagrante poema. Gracias.

    ResponderEliminar