domingo, agosto 26, 2012

Jorie Graham / Mente


Mente

La lenta obertura de la lluvia,
cada gota se rompe
sin romperse dentro
de la siguiente, describe
la mente implacable, sincopada.
No de modo diferente de
los colibríes,
que imaginan que sus alas
son su corazón, y de las golondrinas,
que creen que el horizonte
es una línea que levantan
y dejan caer. ¿Qué
buscan? Los álamos,
avanzando o retirándose,
pierden su estatura
de todos modos, y sin embargo permanecen firmes
y hacen lo necesario
para volverse
imaginarios. La ciudad
dibuja la mente en las calles,
y las calles la obligan
desde sus intersecciones
donde un poco
no pertenece a nadie. Es
lo que se conduce a través
de todas las porciones inmóviles
del mundo, el papel
de la gravedad en las cosas, las hojas,
apretadas contra la fría y húmeda
ventana del suelo de noviembre,
continúan siendo inoportunas
hasta que se transforman, piezas
de un rompecabezas irresoluble
hasta que los bordes ceden un poco
y se ablandan. Mirad entonces
el modo en que el dibujo se vuelve claro,
la mente que en trozos
entra en la tierra con mayor facilidad,
y es más fértil por ello.

Jorie Graham (Nueva York, 1950), Hybrids of Plants and Ghosts, Princeton University Press, Princeton, 2008
Versión de Jonio González


Mind

The slow overture of rain, 
each drop breaking 
without breaking into 
the next, describes 
the unrelenting, syncopated 
mind. Not unlike 
the hummingbirds 
imagining their wings 
to be their heart, and swallows 
believing the horizon 
to be a line they lift 
and drop. What is it 
they cast for? The poplars, 
advancing or retreating, 
lose their stature 
equally, and yet stand firm, 
making arrangements 
in order to become 
imaginary. The city 
draws the mind in streets, 
and streets compel it 
from their intersections 
where a little 
belongs to no one. It is 
what is driven through 
all stationary portions 
of the world, gravity's 
stake in things, the leaves, 
pressed against the dank 
window of November 
soil, remain unwelcome 
till transformed, parts 
of a puzzle unsolvable 
till the edges give a bit 
and soften. See how 
then the picture becomes clear, 
the mind entering the ground 
more easily in pieces, 
and all the richer for it.

Foto: Jorie Graham, 2008 en el website de Jorie Graham

1 comentario: