domingo, agosto 05, 2012

James Wright / Comienzo




Comienzo

La luna deja caer una o dos plumas en el campo.
El oscuro trigo escucha.
Permanece inmóvil.
Ahora.
Ahí están, las crías de la luna, probando
Sus alas.
Entre árboles, una mujer esbelta alza la amorosa sombra
De su rostro, y ahora da un paso en el aire, y ahora se ha ido
Por completo, en el aire.
Estoy de pie, solo, junto a un saúco, no me atrevo a respirar
Ni a moverme.
Escucho.
El trigo se inclina sobre su propia oscuridad,
Y yo me inclino sobre la mía.

James Wright (Martin Ferry, Ohio, 1927-Nueva York, 1980), Above the River: The Complete Poems, Farrar, Straus and Giroux, Nueva York, 1992
Versión de Jonio González


Beginning

The moon drops one or two feathers into the field.
The dark wheat listens.
Be still.
Now.
There they are, the moon's young, trying
Their wings.
Between trees, a slender woman lifts up the lovely shadow
Of her face, and now she steps into the air, now she is gone
Wholly, into the air.
I stand alone, by an elder tree, I do not dare breathe
Or move.
I listen.
The wheat leans back toward its own darkness,
And I lean toward mine.


Ilustración: Petit cadre de pin, 1922, Paul Klee

4 comentarios:

  1. Hermoso poema, emotiva conclusión. Ahora, la asociación luna/pájaro me parece extrema, no logro aprehenderla.

    ResponderEliminar
  2. Ese verso es un haiku, Donángelo. Piense un poco: los reflejos de la luna, ¿no son plumas? ¿Acaso no las ve caer sobre el campo?

    ResponderEliminar
  3. Mis pensamientos son exiguos y no veo caer nada sobre el campo. Y mi apellido es Donangelo sin acento porque es italiano, mujer sin rostro

    ResponderEliminar
  4. Discúlpeme, Pedro. Visito su Página, "El poeta ocasional" pero, a pesar de que usted da la cara, ¿ve?, no soy fisonomista. Y respondí sin reconocerlo como Director de ese Blog y sin lograr identificarlo como el autor de sus poemas, valga la redundancia. Y no mando mi foto porque no tengo facebook.
    Donangelo, sin tilde, es un bello apellido italiano. Sus pensamientos, si me permite decírselo, no son exiguos. Usted, me parece, adscribe a una estética que, acaso, lo ponga al resguardo de ciertas licencias delirantes que se permiten otras poéticas que, en lo personal, prefiero. Le mando un saludo.

    ResponderEliminar