jueves, septiembre 29, 2011

XI Chuan / Amor filial





Amor filial

Caminar 5 km, incluso 100 km, no cuenta como viajar a pie.
Es necesario caminar unos mil kilómetros para que el viaje
se transforme en voluntad, para tener un corazón filial.
El hijo filial tira del carrito con su madre arriba.
Le sugiero: "¿No sería más cómodo tomar el tren?"
Dice: "Sólo caminar es verdaderamente filial, y además se ahorra".
Va arrastrando el carrito a través de subidas y bajadas,
cruza la nieve de Shandong, los accidentes de tránsito de Hebei.
Lleva a su madre hacia Pekín a través de las fronteras.
Le digo: "Mejor quedarse en casa y disfrutar del retiro".
Responde: "La voluntad de mi madre es ver a Mao.
Si no puede ver a Mao al menos ver Tiananmen. Si no ve Tiananmen,
cuando se encuentre en la otra vida con un conocido ¿qué va a decirle?"
La madre: "Hijo, ¿con quién estás hablando?"
El hijo: "Estoy discutiendo con el cansancio".
El invierno ya anda por la mitad, el viento del norte
sueña con el viento del sur. Arrastrando el carro con su madre
llega hasta Tiananmen. En la plaza están tocando el himno
para un presidente africano temeroso del frío, impávido
frente al calor. La madre: "Ya lo vi todo. Ahora volvamos".
El carro invierte su dirección. El himno ya terminó.
Les sugiero que se queden unos días más en Pekín.
Él dice que su madre quiere morir en su casa.
Pekín es para que los pekineses jueguen con los extranjeros.
Él no puede tirar su dinero en Pekín. Además debe volver para sembrar.


Xi Chuan (Xuzhou, provincia de Jiangsu, 1963), Un país mental. 100 poemas chinos contemporáneos, selección y traducción de Miguel Angel Petrecca, Gog y Magog Ediciones, Buenos Aires, 2011

Foto: Xi Chuan ljudmila.org

8 comentarios:

  1. lo de corazón filial pasa... que se yo... es un espanto pero...

    ahora, lo de "hijo filial" es para cagarse de risa ¿o no?

    que dice petrecca del asunto?

    ResponderEliminar
  2. No sé qué dice Petrecca, anónimo. Por mi parte creo que puede haber el propósito en el poema de que usted se cague de risa

    ResponderEliminar
  3. Bueno, la crítica es atendible, más allá de la mordacidad anónima. Vale la pena aclarar un poco cómo viene la cosa en el original. El concepto alrededor del cual gira todo este poema es el concepto de “xiao” (孝). En el ideograma se representa a un viejo que camina apoyándose en su hijo, y esa imagen condensa una de las virtudes y deberes confucianos básicos: “xiao” es la obediencia del hijo hacia el padre, pero no es meramente obediencia, sino todo un cúmulo de sentimientos e ideas, es todo lo que se espera que el hijo haga en relación con sus padres. A mí me remite un poco al concepto romano de la “piedad filial”, y de hecho la trama del poema, que habla de un hijo arrastrando a su madre hacia la capital del país, tranquilamente puede recordar la imagen de Eneas transportando a Anquises. “Corazón filial”, entonces, es la traducción de “xiao xin” (孝心) (xin es corazón), o sea, un “corazón que observa la virtud de la xiao”, de ahí la traducción “corazón filial”. Lo mismo se aplica a “hijo filial”, que en el original es “xiao zi” (孝子, donde 子 significa “hijo”). “Xiao” puede funcionar tanto como sustantivo como adjetivo. Eso también genera un problema. Como sustantivo tal vez es más fácil encontrar un equivalente: “amor filial”, “piedad filial”. Como adjetivo es más difícil: “piadoso”, que remite a la tradición romana, podría ser tal vez lo más cercano, pero también da muy para el lado religioso; “obediente” me parece muy limitado, y lo mismo me sucedió con otras variantes. No sé si la opción que elegí (“filial”) es la mejor, pero creo que tiene una virtud y es la de que tiene un significado amplio, el más amplio posible, en tanto aquello “perteneciente o relativo al hijo”, es decir, engloba todo lo que tiene que ver con una persona en tanto hijo. Y algo similar ocurre (aunque en términos preceptivos) en el concepto original “xiao”.
    Un abrazo
    M

    ResponderEliminar
  4. Perdonen que intervenga en este debate que no he suscitado yo. Sencillamente me ha parecido admirable y maravilloso que el traductor haya atendido de un modo tan cordial y sencillo la cuestión que se había planteado. No todo el mundo actuaría así, como se ha visto en otros casos.

    Además de todo ello, la respuesta ha resultado interesante y esclarecedora sobre el proceso seguido por el traductor y que ha informado su decisión final.

    Muchas gracias. Ojalá todo el mundo tuviera a bien explicar o responder del mismo modo, aun cuando la pregunta, en mi opinión, no se ha planteado en unos términos demasiado adecuados.

    A mí el poema sí me gusta en su expresión, no me ha chirriado el "filial", que sí era un tanto inusual, pero a mí me daba la idea de un "hijo" que "se comportaba de modo filial", habiendo hijos, que pese a su condición de tales no se comportan de ese modo.

    Gracias.

    Victoria Navarro

    ResponderEliminar
  5. Hablando de otra cosa: ¡qué lindos estos versos: "La madre: 'Hijo, ¿con quién estás hablando?"' / El hijo: "'Estoy discutiendo con el cansancio'." Es como si el que cuenta las cosas fuera, aparte de esa posibilidad -la de ser el cansancio del hijo-, alguien que sobrevuela la acción, alguien que no siente el cansancio del hijo arrastrando la carreta sino que, como una deidad o un autor infatigable, conversa con uno de los personajes, que es consciente de ello.

    Saludos sanvicentinos.

    ResponderEliminar
  6. el ánonimo del principio06 octubre, 2011 13:13

    ja

    muy buena cada respuesta que dieron, desde la comprensible aunque del todo inverosímil posibilidad humorística que sugería aulicino para no amndarme a la mierda

    la completa explicación de petrecca, la semántica de xiao, y sus dificultades

    (yo,frente a una situación igual, no se que haría, supongo debilitar el sentido de la palabra, aunque sea el eje del poema
    evitar como sea algo como hijo filial que no deja de parecerme un vero espanto
    decía girri un verso genial pasa desapercibido en un poema mediocre, un solo verso malo arruina un gran poema...

    incluso el último que subrayó
    estoy discutiendo con el cansancio

    demasiadas respuestas para tan poco pregunta...
    gracias

    ResponderEliminar
  7. Un poema desgarrador sobre el amor filial, la humildad, la obediencia, me recordó "Madre Coraje", de Brecht. ¿Ahora quién, en México, reverencia así a sus políticos?

    ResponderEliminar
  8. Interesante el intercambio de todos los comentaristas. Me parece... diría, como apresurado eso de rechazar expresiones que, sin conocer lo que tan claramente expone Miguel Ángel, deja sin embargo mientras una lee sospechar que vienen de la cultura oriental y sostienen el clima del poema, clima que es fuertemente expresivo, construido con imágenes sólidas y un tono muy armónico de la relación madre-hijo como así también de otros vínculos afectivos con la autoridad, quizás el padre -Mao, el presidente africano, y ese tercero innombrado- .

    ResponderEliminar