lunes, febrero 08, 2010

W.C. Williams / Jardín






La cualidad del cielo

Sin gastar más que el aliento
y la pobre alma,
encerrada en la jaula de las costillas,
piando agudamente

anduve por el jardín. El jardín
olía a rosas.
Las verdes gargantas de los lirios
se abrían en amarillas trompetas

que no reclamaban sonidos, y la lluvia
era fresca en mi rostro,
el aire un suave aliento.

Ayer
el calor fue opresivo

el polvo cubría el verde de las hojas
y las abejas de
la colmena cercana, abrasadas, bebían,
ansiosas, en

el estanque de los pájaros y se ahogaban.
Otras las sucedían
y los pájaros se asustaban
de ellas.

¡El ligero vellón del aire!


William Carlos Williams (Rutherford, 1883 - 1963), Alberto Girri, Tributo a W.C. Williams, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1981


Ilustración: Jardín seco, Fernando Zóbel, 1969


De Williams en este blog:

3 comentarios:

  1. Qué belleza!...aunque en algunos poetas Williams influyó negativamente.
    Pavese, poeta de la existencia más concreta.
    Gracias Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Durito, Girri, ¿no? Pero se lee. Gracias, Irene

    ResponderEliminar
  3. ese cuadro del zóbel está bellísimo

    ResponderEliminar