miércoles, diciembre 16, 2009

Kenneth Rexroth / Qué es un poema



Ellos dicen que esto no es un poema

El orden en el universo
Es sólo el reflejo
De la voluntad y la razón humanas.
Todo ser es contingente,
Ningún ser subsiste por sí mismo.
Todos los objetos son movidos por otros objetos.
Ningún objeto se mueve por sí mismo.
Todos los seres tienen origen en otros seres.
Ningún ser lleva en sí su propia causa.
No hay ser que sea perfecto.
El ser ignora la economía.
Los seres se multiplican
Sin una necesidad. No poseen
Principio de razón suficiente.
El único orden de la naturaleza
Es la relación armónica
De una persona con otra.
Las relaciones que abjuran de la persona
Son por esencia caóticas.
Las relaciones entre las personas
Son el modelo a través del cual vemos
En la naturaleza un sistema.
Desde Homero, todos los hombres sensibles
Nos han exhortado una y otra vez
Acerca de que el universo y
Los grandes principios y fuerzas
Que mueven el mundo, poseen armonía
Sólo como reflejos
Del coraje, la lealtad,
El amor y la honestidad de los hombres.
Dejados a su suerte, esos principios son crueles
Y completamente superfluos.
El hombre que claudica ante ellos acaba en la locura,
Mata a sus hijos, su mujer o sus amigos
Y muere sumergido en el polvo sangriento,
Habiendo destruido el trabajo
Atesorado por las manos de otros hombres.
Sólo quien es más listo que ellos logra sobrevivir
Y encuentra un hogar donde envejecer.

Kenneth Rexroth (South Bend, Indiana, 1905-Montecito, California, 1982), La señal de todas las cosas. Antología poética. Selección, traducción, notas y comentarios de Marcelo Pellegrini y Armando Roa Vial. Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 2004

Foto: Rexroth Bone Stamp

4 comentarios:

  1. Lo que equivale a decir que esos principios no pueden ser esgrimidos como ideologías, su "nobleza" sólo es derivativa, y sólo como reflejo son legítimos. Rexroth parte de una serie de afirmaciones universales indiscutibles, algunas quizá demasiado evidentes, para llegar a una verdad profunda:

    "El único orden de la naturaleza
    Es la relación armónica
    De una persona con otra"

    Ahí parece estar la clave: en los otros, en la mirada del otro.
    Muy buen poema. No lo conocía. Gracias, Jorge.

    ResponderEliminar
  2. La publicación es debida a la gentileza del Sr Fondebrider

    ResponderEliminar
  3. Ah, y algo más que se me pasó: El título. No se sabe bien para quiénes no sería un poema, seguramente para algunos críticos, seguramente para otros poetas. De eso no se habla, pero uno puede suponer que la impugnación se refiere al contenido: la moral o la filosofía más o menos explícita de la que el texto se hace cargo.
    Gracias también, entonces, al Sr. Fondebrider.

    ResponderEliminar
  4. Es un poema aristotélico. Pienso el título. Mejor dicho el poema me hace repensar el título, porque por un lado habla de la contingencia, es decir del no ser en sí, sino del encadenamiento de seres que se otorgan y transmiten el ser, e incluso está la negación del motor inmóvil. Ahora el título refiere a un "ellos" que le niegan el ser como poema. El ser del poema con autonomía? Hay un juego de tensiones que recorren este poema que lo hacen estupendo

    ResponderEliminar