lunes, marzo 28, 2022

José Ángel Leyva / Dos poemas




Nagual 10

Poeta

Al final uno se convierte en lo que escribe
o no con mano propia
Quién habrá de creer en tu nagual
si no olfatea el temblor de la imagen aterida
muerta de miedo ante los ojos que la observan

Chorro de sombras sin control
en busca de lo nuevo
La desmemoria pone al corazón en una trampa
No volamos ni anduvimos con las branquias puestas

En el papel desierto
uno recuerda la forma de cazar la liebre
de hacer sandalias con piel de los reptiles
de mudar por dentro antes del alba

Levantas la tapa y ves tu propia muerte
Bulle el gusanero de letras debajo de un título y de otro
Parecen luces de neón cubiertas de ceniza
Tu máscara y tu nombre ocupan el lugar
de esa persona que no llegaste a ser
Un día cualquiera la ahogaste con la almohada
Algo de ti quedó en su testamento
Acabas de nacer
Alguien te lee


Migrantes

                              A Jordi Villalonga

No estuvieron aquí camino al otro lado
Pasaron por encima para no despertar
a los durmientes ferroviarios
que van contando los metros del infierno
El paraíso distante se huele en el hogar
cuando no hay nada qué perder acaso el hambre
Hay cuerpos que nacen por nacer
o matan o les quitan el alma para tener un pasaporte
La patria está donde hay mañana
Hay peregrinos que dejan de existir para no ser
     prisioneros
El cautiverio impide llegar al más allá
Nunca pisaron tierras mexicanas para arribar a la
     frontera
Atravesaron el aire sin respirar el tufo de la muerte
Nunca pasaron por aquí

José Ángel Leyva (Durango, México, 1958), Blog de Ærea, Revista Hispanoamericana de Cultura, Santiago de Chile, 2016


No hay comentarios.: