sábado, febrero 12, 2022

Paula Jiménez España / La Emperatriz




Yo soy la tierra
las líneas repetidas del segundo hexagrama 
la redondez compacta, el círculo de hormigas
el reptar de lombrices apretadas circundando mi ombligo.
Lo excipiente abona mis entrañas,
el resto del amor, lo que secreta el goce cuando llega a su fin
y el corazón se vuelve a su propio destino solitario.
Nada me saca el don de concebir y si estoy seca 
voy a crear el llanto
nutrido de las sales del océano, las lágrimas: mis hijas.
Nada hay detrás de mí, pero al futuro
le antepongo un escudo que defiende con hierro a la iniciada.
Capaz de rapiñar, declarar guerras, matar para cuidarla
o proteger esta matriz que crece 
debajo de mi vestido azul, como la noche. Esta matriz
que es molde 
de la especie, de la raza imponiéndose a la raza.
Adentro mío, dios
hierve como una bruja en una olla, porque yo soy la tierra
y estoy para quemar su frío, el nombre hueco
la madera hecha cruz, el poder de su cielo disgregado. 
Soy la concentración.
Estoy para que adentro 
de mí se originen volcanes, la erupción insensata. 
Y soy mi propia rajadura, por donde caigo
hermafrodita y llena, para gestarme.
Es mi poder de magma: el invencible.
Yo engendro los berridos y la materia que se multiplica 
porque soy primavera
la exultante de todo florecer
y me opongo al vacío, a su árbol despojado
y al desierto. 
Si la esterilidad gana esta guerra
si gana esa semilla híbrida, el no espacio,
lo que sigue es retorno. En mi vientre
albergo lo que sea, lo que quede, para otra vez crear 
un movimiento de gusanos milenarios ovando entre los huesos
el aserrín de las generaciones, el olor hediondo de lo inmenso
convertido en pasado y desazón. 
Yo soy la tierra y soy 
los ojos ciegos húmedos
los ojos apretados contra el suelo, la puja
del cuerpo acuclillado a la orilla del río. 
Miren los peces
salir de entre mis piernas, nadar 
bajo el agua cristalina y rozarse uno al otro
para reproducir solo un destino, un futuro de espejos
que estallarían si 
otra vez un Big Bang, pero inverso y centrifugo, 
me tragara de pronto, atropellada 
por sus siete jinetes de ceniza. 
No lo dudo: después, suave como una brisa 
volvería a ser brote de jarilla en la arena
micromundo escondido, la proteína 
que alimenta a las raíces invisibles. 
No se queden tranquilos.
Sientan mi aliento verde abriéndose al oxígeno, 
tiene la fuerza total de las catástrofes.

Paula Jiménez España (Buenos Aires, 1969)

La suerte,
Caleta Olivia,
Buenos Aires, 2021











No hay comentarios.: