martes, julio 20, 2021

James Simmons / Un reformador a su padre



No compartimos ni una idea en treinta años
de peleas y charlas ocasionales. Una noche de ruidosa
e inútil discusión, nos sorprendieron lágrimas mías
únicas e inútiles. Hicimos una pausa, astutos y orgullosos,
no reconciliados. Creo que había dejado de escuchar
tus palabras, y escuché a mi alrededor el resto,
desconocido, remoto y pensé que estaba comparando
el sonido de lo peor con lo mejor de ellas.
Servil al amor, bajé la cabeza.
Rígidamente. Te reíste, nervioso, eufórico y apoyaste
leves dedos de nicotina y no dijiste
nada. Nunca más, y ahora estás muerto
y yo todavía me esfuerzo por construir un país adecuado
para héroes, sabiendo que no querrías ser parte de eso.

James Simmons (Derry, Irlanda del Norte, 1933-Falcarragh, Condado de Donegal, República de Irlanda, 2001), Poems, 1956–1986, Gallery Press, Oldcastle, 1986
Traducción de Jorge Fondebrider



A REFORMER TO THIS FATHER

We shared not one idea in thirty years
Of occasional bicker and chat. One night of loud
Useless argument, unique and useless tears
Of mine surprised us. We paused, astute and proud,
Unreconciled. I think I had stopped hearing
Your words, and heard around me the rest,
Unknown, remote and thought I was comparing
The sound of your worst with their best.
Subservient to love I bent my head.
Stiffly. You laughed, nervous, elated, and laid
Nicotined fingers lightly on and said
Nothing. Never again, and now you are dead
And still I labour to build a country fit
For heroes, knowing you’d want no part of it. 

1 comentario:

Gustavo dijo...

Es mediodía, no la noche de ruidosa e inútil discusión. Sin embargo, me han sorprendido lágrimas mías, únicas e inútiles.
Gustavo