viernes, febrero 03, 2017

Cecil Day-Lewis / Una fuerte helada




Una helada llegó en la noche y robó mi mundo
y dejó a este niño cambiado en su cuna- una precoz
imagen de la primavera, demasiado brillante para ser verdad:
blanco alilado en los cristales de la ventana, cada brizna de hierba
abrigada como una candelilla, parra rusa abordando el seto.
Los olmos detrás de la casa no son más olmos
sino floraciones del cristal, tallos de la neblina
que aún cuelga valle abajo, amorfa
como la célula ciega de la cual la creación surgió.

El sol observa y los campos resplandecen con diamantes
de falsa primavera, prestarle este atavío nupcial
por unas pocas horas a una simple campesina,
¡luego dejarla toda desconsolada con viejos embellecimientos
de acónitos y campanillas de invierno! No, no aquí
en medio de este contoneo y filigrana de muerte
está la transformación real en curso,
sino en la honda profundidad donde la escarcha,
que angustia a los rígidos terrones suelta de su
puño las semillas
y  deja que el futuro respire.

Cecil Day-Lewis (Ballintubbert, Irlanda, 1904-Hadley Wood, Inglaterra, 1972), 15 poetas irlandeses, versiones de Marina Kohon (inédito)



A Hard Frost

A frost came in the night and stole my world
And left this changeling for it - a precocious
Image of spring, too brilliant to be true:
White lilac on the window-pane, each grass-blade
Furred like a catkin, maydrift loading the hedge.
The elms behind the house are elms no longer
But blossomers in crystal, stems of the mist
That hangs yet in the valley below, amorphous
As the blind tissue whence creation formed.

The sun looks out and the fields blaze with diamonds
Mockery spring, to lend this bridal gear
For a few hours to a raw country maid,
Then leave her all disconsolate with old fairings
Of aconite and snowdrop! No, not here
Amid this flounce and filigree of death
Is the real transformation scene in progress,
But deep below where frost
Worrying the stiff clods unclenches their
Grip on the seed and lets
the future breathe. 



1 comentario: