jueves, marzo 17, 2016

Ted Kooser / Dos poemas










Saltamontes

Este año son del tamaño exacto
del trozo de lápiz que mi abuelo usaba
para señalar los días en que no llovía,
y justamente del color del polvo, de los caminos
que a través de los campos moribundos conducen de nuevo
a los años treinta. Mientras andas por el agrietado sendero
que pasa por delante del granero vacío, el silo vacío,
los oyes irónicamente juguetear,
golpear la hierba como gotas de lluvia.


Una vislumbre de lo eterno

Justo ahora,
un gorrión dio contra
la rama de un pino
al otro lado
de la ventana de mi dormitorio
y un soplo
de polen amarillo
se fue volando.

Ted Kooser (Ames, Iowa, EE. UU., 1939), Delights & Shadows, Cooper Canyon Press, Seattle, 2004
Versiones de Jonio González


GRASSHOPPERS

This year they are exactly the size
of the pencil stub my grandfather kept
to mark off the days since rain,
and precisely the color of dust, of the roads
leading back across the dying fields
into the ‘30s. Walking the cracked lane
past the empty barn, the empty silo,
you hear them tinkering with irony,
slapping the grass like drops of rain.


A GLIMPSE OF THE ETERNAL

Just now,
a sparrow lighted
on a pine bough
right outside
my bedroom window
and a puff
of yellow pollen
flew away.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario