miércoles, diciembre 12, 2012

Andrés Montenegro / Reconstrucción XXVI




XXVI

Hay una realidad que se revela
cada tarde
emerge presurosa de hallar mundo
sale a la luz después de perdurar
en las cenizas mansas de la noche.
A veces, conjeturo, se manifiesta
en el venir del viento
que laboriosamente se dispone
a transportar futuro
no solo el aire que habré de respirar
mañana
(también es la semilla
o el polen vida nueva)
Otras veces, un simple caracol
que arrastra su costal de nada
y una estela de saliva densa
que deja en evidencia su camino
Ayer fue un limón
partiéndose en el borde del cantero
después de haber trazado en su caída
una línea recta en dirección al centro de la tierra

como si buscar una profundidad
condujera al único axioma
que es la muerte
Ahora es el declive del ocaso
un punto de fuga inconcebible
por donde se pierden los últimos colores
las últimas certezas
las últimas esquirlas del poema.


Andrés Montenegro (Bahía Blanca, 1985), Reconstrucción




Foto: Andrés Montenegro en Facebook

No hay comentarios.:

Publicar un comentario