viernes, enero 27, 2012

Gerardo Gambolini / Acoyte y Rivadavia




Acoyte y Rivadavia

Viciados vanamente por la belleza esteparia
regurgitando las cruces de la campiña devota
los cielos vikingos, la bruma calvinista
intoxicados de libros y de insomnio, de
puras categorías
una mañana de primavera
en que la gente se ve en gracia

cruzando la calle, hablando con el portero
una hermosa mañana de primavera
en que estamos a gusto con las cosas
y la ciudad parece otra y diferente, iluminada
no logramos, no tenemos la medida, la gimnasia,
no sabemos celebrar,
tomar un café sin leer la borra.

Gerardo Gambolini (Buenos Aires, 1955), Ruedas, inédito

Ilustración: Naturaleza muerta frente a una ventana abierta: Place Ravignan, 1915, Juan Gris

6 comentarios:

  1. Algo me dice que el título de este poema posiblemente sea sólo anecdótico, y que por ahí le juega en contra. Porque una lectura maliciosa de quien conoce ese barrio porteño podría pensar: qué vivo, en semejante zona, la mañana es benigna; o qué bueno ser burgués en esta matina y por estos pagos. Y no creo que haya sido la intención del autor. Si se hubiera puesto, por ejemplo, Calle 9, Villa 31, o bien barrio La Calzada, etc., el poema se leería, me parece, teñido de otra impresión. Mi saludo, Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, alguien podría pensar "qué vivo, en semejante zona, la mañana es benigna". Pero yo no lo llamaría una lectura maliciosa. Lo llamaría una lectura tonta.

      Eliminar
  2. Si un anónimo lo dice, debe tener razón.
    Y antes me olvidé de anotar otra cosa, a favor del autor, siempre: ¿es necesario y/o funcional al poema ese título; si hubiera puesto cualquier otra esquina, por ejemplo, Corrientes y Callao, o Mario Bravo y Rivadavia, no sería lo mismo?

    ResponderEliminar
  3. Discrepo con la comentadora irene gruss. El poema evidentemente dice "yo no puedo sentir que es un placer ser burgés en esta matina y en estos pagos". Lo dice con un dejo de melancolía, como si supiera que se equivocó en algún lado.
    Que la esquina sea esa o Corrientes y Callao es lo mismo. Lo importante es que el lector sienta que para el yo del poema era importante esa esquina y no cualquier otra. Cualquier esquina -mientras haga que el lector sienta que se habla de un lugar determinado- "sirve" para que el poema diga lo que tiene que decir.

    ResponderEliminar
  4. A eso iba, a que como lectora no siento que esa esquina sea única para el yo del poema pero sí lo es para el yo anecdótico. Lo dejo así porque el poema es muy bueno y esta pavada no le suma ni le resta; era apenas una notita al margen. Gracias, Irene

    ResponderEliminar