jueves, febrero 18, 2016

János Pilinszky / Dos poemas, 2











Salmo

Quien después de días de hambre
piensa en el pan,
está pensando en el pan de verdad.
Quien al fondo de un cuarto de tormentos
echa de menos la ternura,
desea la ternura de verdad.
Quien, reclinado en una almohada,
no siente que está solo,
en verdad no está solo.


Espacios

El infierno es sentir un espacio. Lo es el cielo.
Diferentes espacios. El paraíso es libre;
vemos al otro bajo nuestros ojos,
como un cuarto de sótano;
desde lo alto, bajo nuestros ojos,
como atisbando por una escalera,
por una puerta de un cuarto de sótano dejada
a propósito abierta (¿o por olvido?).
Pasa allí lo que yo, precisamente,
no puedo soportar. Tal vez apenas abran
un cajón lleno de guiñapos,
midan un cisne, cuántos kilos pesa,
o hablen de aquello, una y mil veces,
con ese único ser a quien yo amo,
de lo que no se puede ni se debe
ni hablar, ni escribir.

János Pilinszky (Budapest, 1921-1981), El reverso de la luz: cuatro poetas húngaros, traducción de Rodrigo Escobar Holguín y Vera Székács, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 1999
Envío de Jonio González

Se pueden ver otros dos poemas de János Pilinszky aquí




No hay comentarios.:

Publicar un comentario