sábado, octubre 24, 2015

Kenneth Patchen / Dos poemas












El soldado y la estrella  

El rifle apunta:
 Hace lo que los rifles hacen.

 La estrella es muy bonita: 
 Haciendo lo que las estrellas hacen.

 Diles, oh Soñador, que algunos fueron
 Asesinados al principio de la matanza

 Diles, oh Soñador, que la lluvia y la nieve
 Están cayendo sobre esas pobres cabezas sin jinete.

 Diles, oh Soñador, que hay unas manos miserables
     flotando en el agua…
 Manos heladas que habrán de alcanzarlos en sus cálidos
     lechos.



Toda la noche estruendosa

Está bien oscuro, Jack
Y las estaciones allá afuera no se identifican
Estamos totalmente ciegos, como ratas quemadas
Se está acabando
A nuestro alrededor
Las huellas de la bestia, una bestia de la que nadie
    sabe nada
Los ojos en blanco
De algo allá arriba
Algo que ni siquiera sabe que existimos
Me huele a corazones rotos allá arriba, Jack
Un corazón roto en el centro de las cosas —
Y nosotros no contamos para nada

Kenneth Patchen (Niles, Estados Unidos, 1911-Palo Alto, Estados Unidos, 1972), Material de Lectura, número 116,  Universidad Autónoma Nacional de México (UNAM), Ciudad de México, 2012
Selección y traducción de Alberto Blanco




No hay comentarios.:

Publicar un comentario