viernes, mayo 16, 2014

Víctor Redondo / Interferencias











No camines por la
noche como si no te perteneciera, como si no estuviera
                   / todo el tiempo en tu cuerpo, horadando.
No camines a través del silencio como si justamente tú
                                                     / pudieras quebrarlo.
Está la noche extendida con sus medallas. No puedes blasfemar.
Está la joya caliente bebiendo de tu sed.

Bello traidor, perteneces a la noche.

No puedes soltar amarras y huir como siempre. Hablas
                                               / de un cuerpo, repítelo.
Recuerda qué fuiste tú en ese paraíso, recuerda cómo
                                               / hablabas, de qué reías.

No eres nadie,
aniquilado como la salvación.

EL FIN YA SUCEDIÓ.

Vampiro estelar, tridente, todos tus rostros hablan al
                                                       / mismo tiempo,

(Circe, maga encantada, desaparece!)

deja decir: Chicago, 1925, White Horse sucio, engrasado
                                                                     / y brillante,
Robert Mitchum con barba de tres días y maloliente
acorralado entre edificios
aguardando que llegue la respuesta a su señal.

(Ah, es muy bondadoso el lenguaje,
nos deja crear lo que deseamos.)

          Ambrosia. Castillo de los Halfonzehn,
          sino a su bella hija Ambrosia, dueña del castillo
          y propietaria del sueño.

Todo es así, tal vez,
¿cayendo continuamente entre la realidad y el sueño?

–humor pésimo–
                       o Venecia, Piazza San Marco,
caminando con Helena,
                                   con una sombrilla en las
                                   manos
viendo caer el día entre la sangre y el viento.

(Un reloj antiguo de bolsillo, con un aguja y el vidrio deshecho
que habla de Austria, narra amor y batallas
Ah, si pudiéramos renegar de tanta bazofia, un cartel: odi et amo.)

Valentino y Visconti son la pareja perfecta. Hollywood,
                                     / 1940, 1950, Taylor Chandler.
No había asaltos porque hasta los ladrones eran ricos.

Depara el cuadro de soledad hambrienta que separa al
      / perseguidor de sí mismo. ¿Habrá aquí una duda,
                                               una pregunta dispuesta?


Víctor Redondo (Buenos Aires, 1953), 70 poemas, Hilos Editora, Buenos Aires, 2014

No hay comentarios.:

Publicar un comentario