viernes, marzo 21, 2014

Carlos Godoy / Los principios del federalismo















Una tarde escuché a mi vecino gritar pidiendo ayuda.

No me animé a salir y pensé en que otro vecino podría acudir.
De todos modos me senté junto a la puerta
y esperé atento.

O no había nadie o nadie quería ayudarlo.

El hombre forzaba tanto la voz que empezó a toser
y a ahogarse mientras gritaba.

Yo me vestí, calenté agua para un café
y seguí apoyado sobre la puerta escuchando los gritos.

De un momento a otro se calló.
Después lo escuché toser durante varias noches.

En el lapso de las dos o tres semanas siguientes
me lo crucé en el supermercado
y me saludó como siempre con un movimiento de cabeza.

Carlos Godoy (Córdoba, 1983), 30.30 poesía argentina del siglo XXI, Editorial Municipal de Rosario, 2013

1 comentario:

  1. ¿Qué es lo que me hace tan semejante al protagonista-narrador de este poema de Carlos Godoy; mi mezquindad, el me vale madre del mexicano, el yo no veo, no oigo, no hablo del buen ciudadano, la parálisis que me ha introyectado la violencia social que late en cada uno de nosotros, la indiferencia? No sé, no sé, no sé.

    ResponderEliminar