sábado, marzo 29, 2014

Kenneth Fearing / Estadísticas













Sesenta personas, hoy, se dispondrán a viajar a tierras más soleadas
     y cielos más azules.
Al atardecer, doscientas se detendrán por un instante para contemplar
     el vuelo de los pájaros hacia el sur.
En cinco mil habitaciones se dibujarán sombras, se graduarán las lámparas,
     se ubicarán las mesas, se dispondrán las cartas para el solitario.
Hoy, noventa y cuatro se divorciarán, mientras que treinta y tres
     personas conseguirán un gran, aunque inesperado, éxito financiero.
Veintiuna, hoy, serán elegidas para morir.
Estas son las cifras, incontrovertibles; estos los hechos.
Sesenta, doscientas, cinco mil, noventa y cuatro, treinta y tres, veintiuna.
Actuario de actuarios, cuando estos números ordenados
     sean cumplimentados a la hora establecida, ¿qué se hará para verificarlos
     y redimirlos, para explicarlos y preservarlos?
¿De qué modo serán contabilizados, además de como carne
     y sangre de personas,
¿Como frías sumas o sustracciones? Y ¿con qué vehemente máquina de calcular?
Porque la necesidad de que la respuesta sea correcta es enorme.

Kenneth Fearing (Oak Park, Illinois, 1902-Nueva York, 1961), New and Selected Poems, Indiana University Press, 1956
Versión de Jonio González


Statistics

Sixty souls, this day, will arrange for travel to brighter
lands and bluer skies.
At sunset, two thousand will stop for a moment to watch
birds flying south.
In five thousand rooms the shades will be drawn, with the
lamps adjusted, the tables prepared, and the cards
arranged for solitaire.
This day, ninety-four will divorce, while thirty-three
persons meet great, though unexpected, financial
success.
Twenty-one, on this day, will elect to die.
These are the figures, incontrovertibly; such are the facts.
Sixty, two thousand, five thousand, ninety-four, thirty
three, twenty-one.
Actuary of actuaries, when these ordained numbers shall
have been fulfilled at the scheduled hour,
What shall be done to prove and redeem them, to explain
and preserve them?
How shall these accounts be balanced, otherwise than in
personal flesh and blood?
By cold addition or subtraction? And on what fiery
comptometer?
Because the need for an answer that is correct is very great.

2 comentarios:

  1. No se encuentra ya a nadie interesado
    en hacer las cuentas con claridad,
    así que la necesidad de respuestas correctas lo invade todo,
    es ahora el aire que respiramos,
    ninguna certeza, pura pregunta.

    ResponderEliminar
  2. ¿Es posible "poetizar" la nota roja?, los preparativos para una muerte "impecable y perfecta" de Yukio Mishima, Sylvia Plath y Tennessee Williams, por ejemplo, fueron cronicados en su momento por la voz y la mirada de un poeta? Haz memoria como hizo memoria Kenneth Fearing en "Estadísticas", en versión de Jonio González.

    ResponderEliminar