jueves, abril 15, 2010

Francisco Gandolfo / Realidad




Relidad interna

Avanzó hacia la energía que zumbaba enfrente
mientras le gritaban cuidado

atraído por el imán de su pared circular
saltó con fuerza girando
para estamparse de espaldas
como clavado ante la gente

con los brazos abiertos y adheridos
comenzó a levantar sus piernas
por sobre la cabeza
para introducirse en el ciclotrón

en el esfuezzo final su aspiración
era proporcional a su tortura
y sentía un zumbido creciente de huracán

al ceder su agotador esfuerzo
cayó desprendido del imán
y por su gran anhelo frustrado
lloró a secas

los testigos del intento
considerado mortal
sintieron alivio al compartir
la angustia de su esfuerzo.

Francisco Gandolfo (Hernando, 1921), Realidad interna, plaqueta sin mención de editorial ni fecha

Foto: Gandolfo con su hijo, Sergio Kern. Silvina Salinas/La Capital

No hay comentarios.:

Publicar un comentario