miércoles, abril 14, 2010

Juan Gelman / de "Gotán"




Anclao en París
Al que extraño es al viejo león del zoo,
siempre tomábamos café en el Bois de Boulogne,
me contaba de sus aventuras en Rhodesia del Sur
pero mentía, era evidente que nunca se había movido del Sahara.

De todos modos me encantaba su elegancia,
su manera de encogerse de hombros ante las pequeñeces de la vida,
miraba a los franceses por la ventana del café
y decía: "Los idiotas hacen hijos".

Los dos o tres cazadores ingleses que se había comido
le provocaban malos recuerdos y aun melancolía,
"las cosas que uno hace para vivir", reflexionaba
mirándose la melena en el espejo del café.

Sí, lo extraño mucho,
nunca pagaba la consumición,
pero indicaba la propina a dejar
y los mozos lo saludaban con especial deferencia.

Nos despedíamos a la orilla del crepúsculo,
él regresaba a son bureau, como decía,
no sin antes advertirme con una pata en mi hombro:
"ten cuidado, hijo mío, con el París nocturno".

Lo extraño mucho verdaderamente,
sus ojos se llenaban a veces de desierto
pero sabía callar como un hermano
cuando emocionado, emocionado,
yo le hablaba de Carlitos Gardel.

Juan Gelman (Buenos Aires, 1930-México, 2014), "Gotán", 1962, Violín y otras cuestiones. El juego en que andamos. Velorio del solo. Gotán, Ediciones Caldén, Buenos Aires, 1970


Ilustración: Portada de la primera edición de Gotán, La Rosa Blindada, 1962

De Gelman en este blog:
Razones / La pala / Bosques

3 comentarios:

  1. Qué cercano que resulta siempre Gelman. Y qué íntima es su música argentina, la música que anda por sus versos. Qué necesario me parece ahora, ahora que la poesía, muchas veces, es cuaquier cosa menos la poesía.

    ResponderEliminar
  2. Más informaciones /poemas, bibliografía, crítica etc) están disponibles en el nuevo sitio autorizado por el mismo poeta:
    http://www.juangelman.net/
    - Todo sobre la poesía de Juan Gelman -

    ResponderEliminar