lunes, octubre 17, 2016

Juan José Saer / Shadrak











Nabucodonosor
            como no hubo
forma de hacernos adorar
a sus ídolos
           en un acceso
de furia
       nos condenó
a la hoguera.
            Dábamos gracias
los tres
       al muy Alto por el honor
de ser
      por fin
             Su ceniza
Y ya en el horno ardiente
llegó un ángel
             a helar las llamas
                             a borrar todo
Nabucodonosor
            la hoguera
                     la lealtad
Así supimos
no que había
           para nosotros
                       otro mundo
sino que éste no era real

Juan José Saer (Serodino, Argentina, 1937-París, 2005), "El arte de narrar" (1960-1975), El arte de narrar, Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe, Argentina, 1988






No hay comentarios.:

Publicar un comentario