domingo, septiembre 04, 2016

Luisa Futoransky / Dos poemas











Pío, pío

Los pichones
picoteaban la arena oscura de bajamar
húmeda
De la ventana de mi cuarto se veía un gran promontorio rocoso, de lava.
La arena negra no me gusta, la dorada sí.
De este sueño; ¿cómo se sale?


Encajera de telarañas

quiero y no
para nada
compartir espacio respirable
con muertos propios
menos con ajenos

pendiente de un hilo
que se corta
por lo más raído

quede claro
prefiero ángeles
a ninfas, querubines
y dragones

la del estribo:
los fantasmas, ¿leen el pensamiento?

Luisa Futoransky (Buenos Aires, 1939), Marchar de día, inédito, públicará Leviatán, Buenos Aires

Foto © Jean-Louis Duzert
FB




No hay comentarios.:

Publicar un comentario