viernes, agosto 14, 2015

Marina Serrano / Dos poemas










de "Bulgaria"

XIII

No hay paisajes lógicos en Bulgaria,
no hay lógica en ningún lugar
sino un absoluto parecido.

Sentir, aunque crea
pensar:

       Nadie conoce a nadie - hasta que amanece
       no hay imágenes en la ventana, y Bulgaria
       puede ser
       un hermoso camastro - y nuestros hijos
       hijos de la piedra,

porque no hay
más que piedras
en Bulgaria.
recuerdo de heladas y cardos azules
con flores
que nadie ama.


XV

Lo más extraño, y quizá lo mejor
de Bulgaria
sea la nobleza de su concepción:
un espacio en el cual no se puede permanecer.

Marina Serrano (Quequén, Argentina, 1973), Segunda fundación, Cabiria, Buenos Aires, 2015

Foto: Marina Serrano en FB





No hay comentarios.:

Publicar un comentario