jueves, julio 09, 2015

Pere Quart / Noé











Noé mira, temeroso, por el ojo de buey.
El aguacero no amaina.
Ya se anega el pico más alto de la montaña.
No se ve ni una brizna de verde,
ni un palmo de tierra.

Señor, ¿por qué no detienes este chaparrón?
Mengua el grano y el forraje
y las bestias se consumen en la oscuridad;
todas -te lo apuesto-
deben de pensar lo mismo:
¡Y mientras tanto a los peces les da igual!
Yo tampoco me explico el privilegio.

Ya no damos abasto tapando goteras:
y en dos lugares de la bodega
la madera me ha traicionado: rezuma
a pesar de la brea

¡Hace treinta días que llueve demasiado!

Noé buscaba el cielo por la escotilla
y veía la espesa cortina de la lluvia.

La familia, lo sabes bien, no se hace cargo.
Los hijos me plantan cara, rabiosos,
las nueras cuchichean y no obedecen,
los niños, sin sol, languidecen.
Y la mujer, ¡uy la mujer!
me aniquila, de pensamiento, con la mirada.

Tanta humedad no me hace bien:
patitieso por el reuma,
¿qué valgo, Señor?
y, además, el tiempo pesa un montón:
¡ya tengo seiscientos años bien cumplidos!

Basta de chapotear, Yahvé, ¡reflexiona!
Que el casco, de pacotilla,
poco marinero, salió de un astillero
¡penoso, a fe mía!
y las cuadernas chirrían, se desajustan.

¡No sigas metiéndome mar adentro, cierra
los surtidores de la justicia
y enciende el sol de la misericordia!
¡Ya va siendo hora de tender la ropa!

Es cierto que eres Tú quien hace y deshace las cosas;
y por amor a ti soportaré lo que haga falta.
Sólo quería decirte
-y sé por qué te lo digo-
que éste no es país para tanta lluvia,
y el lodo no arregla nada:
cría mosquitos y provoca fiebres.
Habrá que rehacer los cultivos y bregar.
Somos cuatro gatos mal avenidos
y estoy viendo una montaña...

Vino entonces una paloma toda blanca,
pero sucia de excrementos,
y se posó en el hombro derecho
del viejo señor almirante,
el cual, en la palma de la mano,
le ofreció cuatro arvejas al manso pájaro.
En aquellos tiempos nadie se extrañaba
de nada.
Véase la Biblia.

Pere Quart  (Joan Oliver) (Sabadell, Cataluña, 1899-Barcelona, 1986), Terra de naufragis, Proa, Barcelona, 1983
Versión de Jonio González


NOÈ

Noè mira, poruc, per l´ull de bou.
L´aiguat no amaina.
Ja es nega el pic més alt de la muntanya.
No es veu ni un bri de verd,
ni un pam de terra.

Senyor, per què no atures aquest xàfec?
Minva el gra i el farratge
i les bèsties es migren a les fosques;
totes -te´n faig aposta-
deuen pensar el mateix:
I mentrestant els peixos se les campen!
Jo tampoc no m´explico el privilegi.

Ja no donem abast tapant goteres;
i en dos indrets de la bodega
la fusta m´ha traït: traspua
a despit del betum.

Fa trenta dies que plou massa!

Noè cercava el cel per la lluerna
i veia la cortina espessa de la pluja.


La família, ho saps prou, no se´n fa càrrec.
Els fills em planten cara, rabiosos,
les nores xafardegen i no sirguen,
els infants, sense sol, s´emmusteeixen.

I la dona, ui la dona!,
em fon, de pensament, amb la mirada.

Tanta humitat no em prova:
garratibat de reuma,
què valc, Senyor?
I, a més, el temps pesa qui-sap-lo:
ja en tinc sis-cents de repicats!


Prou mullader, Jahvè, repensa´t!
Que el bastiment, de nyigui-nyogui,
poc mariner, sortí d´una drassana
galdosa, a fe!
i el costellam grinyola, es desajusta.

No m´ennaveguis més, estronca
les deus de la justícia
i engega el sol de la misericòrdia!
Ja fóra hora d´estendre la bugada!

Ben cert que ets Tu qui fa i desfà les coses;
i per amor de tu suportaré el que calgui.
Només volia dir-te
-i sé per què t´ho dic-
que aquest país no és per a tanta pluja,
i el llot no adoba res:
cria mosquits i lleva febres.
Caldrà refer els conreus i escarrassar-se.
Som quatre gats malavinguts
i m´estic veient una muntanya...

Vingué aleshores un tudó tot blanc,
però ensutzat de colomassa,
i s´aturà a l´espatlla dreta
del vell senyor almirall,
el qual, amb la mà plana,
oferí quatre veces a l´ocell amansit.
En aquell temps ningú no s´estranyava
de res.
Vegeu la Bíblia.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario